Amenazas de bomba
Martes 26 de Septiembre de 2017

Imputaron a otros tres adultos por las falsas amenazas de bomba a escuelas

Admitieron ser titulares de las líneas desde donde se realizaron los llamados y fueron acusados del delito de intimidación pública.

Otros tres adultos fueron imputados por el delito de intimidación pública, luego de que admitieran ser titulares de las líneas telefónicas desde las que se hicieron falsas amenazas de bomba en distintas escuelas de Rosario.
El delito por el que se los imputa contempla penas de entre 2 y 6 años de prisión.
De esta manera, la causa por las falsas amenazas (que superan las 350 en lo que va del año) ya suma nueve imputados, de los cuales uno es un adolescente de 18 años.
En este caso, fueron imputadas "las tres personas mayores que quedaban de los allanamientos de la semana pasada", indicó el vocero de Fiscalía Sebastián Carranza, quien aclaró que continuarán en libertad y, al contrario de lo que ocurrió con las otras imputaciones, no se les exigieron reglas de conducta debido a que mostraron predisposición a colaborar y someterse al proceso que lleva adelanrte la Justicia.
"No se solicitan reglas de conducta dado que han demostrado su predisposición para estar en proceso y van a estar a disposición de la Fiscalía", detalló, y dijo que en todos los casos "han asumido la responsabilidad de ser titulares de las líneas desde las cuales se han hecho los llamados telefónicos".
Además, Carranza precisó que se realizaron "más investigaciones, se han identificado más números, se están haciendo entrecruzamientos y corroboración de titularidades de esos teléfonos para llevar adelante más medidas".
"También en los últimos días hay personas que han venido a la Fiscalía a consultar cómo es el proceso de presentarse asumiendo algún tipo de responsabilidad de haber realizado alguna llamada y poniéndose a disposición de la Justicia", destacó el vocero del Ministerio Público de la Acusación.
Los allanamientos se produjeron el pasado jueves 21, cuando personal de la Policía de Investigaciones (PDI) realizó operativos en domicilios particulares, donde se secuestraron los teléfonos celulares, computadoras, notebooks y tablets.

Comentarios