La ciudad
Viernes 26 de Mayo de 2017

Hoy quedó en libertad el futbolista que escapó de un control alcoholizado y que mató a un motociclista

Es el exjugador de Colón González Riaño, quien hoy aceptó una condena a tres años de prisión, y como llevaba nueve meses con prisión domiciliaria quedó automáticamente en libertad condicional. El choque fue en agosto del año pasado

El futbolista Lautaro Andrés González Riaño, que el año pasado intentó escapar de un control de alcoholemia, pasó un semáforo en rojo y embistió a un motociclista, que luego murió, fue dejado en libertad hoy, luego de estar en prisión domiciliaria hasta hoy, luego de una audiencia en los Tribunales Provinciales en la que aceptó una condena a tres años de prisión efectiva, lo que le permitió obtener inmediatamente la libertad condicional.
El hecho se produjo el 21 de agosto del año pasado, cuando el futbolista surgido en Colón estaba en Cambaceres y esa noche se encontró en nuestra ciudad con su ex compañeros sabaleros Germán Conti, y dos amigos Federico Lerche y Eduardo Hernández. Alrededor de la 1.20 circulaba por calle Salta, a bordo de un Peugeot 208 blanco -propiedad de Conti- y al llegar a Ovidio Lagos trató de evitar un control de alcoholemia.
Al querer evadir el control, un inspector de tránsito debió tirarse para no ser arrollado, dobló por Lagos, para eso pasó el semáforo en rojo, y al llegar a Catamarca atropelló a Diego Torrez, de 20 años y padre de una nena, quien iba a bordo de su motocicleta. El joven murió cuatro horas después en el hospital.
En ese momento fue detenido por personal policial, y tras hacerle el control de alcoholemia se le detectó que tenía 1.45 gramos por litro de sangre, cuando el máximo permitido es 0.50.
choque.jpg
El Peugeot 208 que conducía González Riaño. 
El Peugeot 208 que conducía González Riaño.
González Riaño acudió hoy a los Tribunales para una audiencia con la jueza Marcela Canavesio, que presidió la audiencia oral y pública, aceptó la condena a tres años que le permitía obtener la inmediata libertad condicional.
El futbolista, también estudiante universitario, pasó dos meses en una comisaría de Rosario hasta que a mediados de octubre le otorgaron el beneficio de la preventiva domiciliaria. Con eso sumó nueve meses detenido y sus abogados solicitaron la libertad condicional, que fue concedida por la magistrada.
Con la pena que admitió, no puede conducir por ocho años. Además, no puede usar drogas o abusar de bebidas alcohólicas, en cuyo caso viola el acuerdo y podría cambiar su situación procesal. También realizará trabajos comunitarios no remunerados y asistirá a un curso de Educación Vial en Rosario.





Comentarios