La ciudad
Domingo 18 de Diciembre de 2016

"Hay que fortalecer la Unidad de Violencia contra la Mujer"

Lo dijo el fiscal Patricio Serjal, titular de la Unidad de Flagrancia. También habló del nuevo sistema procesal penal. Se postula para fiscal regional.

"Es indispensable fortalecer la Unidad de Violencia contra la Mujer, un delito en el que las víctimas se encuentran en una gran situación de invulnerabilidad". Así lo afirmó el fiscal de la Unidad de Flagrancia de Rosario, Patricio Serjal, quien recalcó que en algunos casos las víctimas han sufrido maltrato sistemático durante años. "El común de la gente lo asocia con un golpe, pero en muchos casos el maltrato no es sólo físico. Por eso es necesario debemos prestarle más atención a esta temática", aseguró.

Serjal se ocupa de perseguir los delitos que son descubiertos en flagrancia, es decir cuando están siendo cometidos. Accedió al cargo por concurso en 2011 y ejerce el cargo desde febrero de 2014, cuando se puso en marcha el nuevo sistema procesal penal en Santa Fe. Junto a él trabajan 16 fiscales, y a Serpaj le gusta decir que la Unidad de Flagrancia es como una sala de emergencias de un hospital. "Funcionamos las 24 horas, los 365 días de la semana", resumió.

Respecto de la violencia contra la mujer, resaltó que hoy también hay muchos conflictos intrafamiliares, y que la Justicia debe abordarlos desde un punto de vista interdisciplinario. Y se mostró de acuerdo "con una mayor presencia de fiscales" en el lugar donde se cometieron los delitos, para facilitar su investigación.

Serjal sostuvo que uno de los objetivos de la Unidad de Flagrancia es brindar una respuesta inmediata a las víctimas frente a un delito, y que las personas sorprendidas mientras los cometen deben ir casi inmediatamente a una audiencia imputativa para poner en marcha el proceso en su contra. Para eso promueve la creación de una Unidad de Juicio exclusivamente para los delitos flagrantes, algo que permitiría resolver esos casos rápidamente.

Un fiscal con trayectoria

El titular de la Unidad de Flagrancia rescata las políticas de persecución del delito implementadas en este tiempo por el fiscal regional Jorge Baclini, pero no oculta su deseo de postularse al cargo una vez que venza el mandato de éste. Experiencia no le falta, ya que hace más de 10 años que trabaja como fiscal y antes de serlo en Rosario se desempeñó durante casi siete como funcionario del Ministerio Pública Fiscal de la provincia de Buenos Aires, donde se aplica un sistema acusatorio como el de Santa Fe desde 1998. Allí le tocó investigar delitos de todo tipo, ya que la competencia de los fiscales no está dividida por materias en unidades específicas.

Serjal, quien además es docente universitario de derecho penal, cree que no existe un modelo mejor a otro en la persecución del delito, sino que hay diferentes modos de plantear los lineamientos en ese sentido para darles respuestas a la sociedad y a las víctimas. "Lo esencial es ver cuáles son los conflictos de la ciudad y elaborar políticas de persecución específicas para que sea eficaz y se ajuste a lo que la sociedad necesita", aseguró.

Dijo que, más allá de su valoración sobre la actual política de persecución penal en Rosario, plantearía cambios para fortalecer algunas unidades estratégicas de lucha contra el delito, ampliando algunas y reduciendo otras, o fusionando tareas que hoy son realizadas por distintas áreas.

"Lo que debemos lograr es afianzar el nuevo sistema procesal penal, que recién está en sus albores. Y en ese marco, el Ministerio Público Fiscal debe tener un rol protagónico y velar por los derechos de las víctimas", señaló. Para eso, plantea que los fiscales salgan más a la calle y trabajen en los barrios, con un abordaje territorial de cercanía con los lugares donde se cometen los delitos.


Comentarios