Fiesta electrónica en Arroyo Seco
Miércoles 04 de Enero de 2017

"Había un montón de gente vendiendo pastillas en el boliche, pero nadie hizo nada"

Horacio y Ana Maldovan, los padres de la chica que murió después de ir a una fiesta electrónica en el boliche Punta Stage de Arroyo Seco, cuestionaron con dureza al intendente de esa ciduad, Nizar Esper.

Horacio Maldovan y su esposa Ana, los padres de Giuliana, la chica de 20 años que falleció anteayer luego de haber asistido a una fiesta de música electrónica realizada en Arroyo Seco, admitieron que su hija "se equivocó", criticaron con dureza al intendente de esa localidad, Nizar Esper, y aseguraron que "escuchamos que había un montón de gente vendiendo pastillas en el boliche".
La madre de la joven muerta luego de participar de la fiesta de año nuevo en la disco Punta Stage confesó que siente "impotencia" ante lo que sucedió, y añadió: "Para ellos es dinero y para mí la vida de mi hija. No tengo mucho para decir porque uno en este momento todavía está anestesiada por el dolor. Pero siento que si no hacemos algo ahora Giuli en una semana ya no va estar más en los medios".
"Acá se maneja mucho detrás de todo esto, les conviene hacerse los desentendidos. Sé muy bien que el intendente sabía"
"Yo al intendente (Nizar Esper) no le creo", comentó la mujer a Canal 3. y explicó: "Acá se maneja mucho detrás de todo esto, les conviene hacerse los desentendidos. Sé muy bien que el intendente sabía (de la organización de la fiesta) y que la zona estaba como liberada. No puedo creer que si se arma una fiesta, ya habiendo habido antecedentes, la policía no controle aunque sea el estado de las canillas de baño, quienes van. Cuando las cosas se quieren hacer se hacen".
punta-stage2.jpg
El boliche Punta Stage de Arroyo Seco, en la mira de la Justicia por la muerte de Giuiliana Maldovan.
El boliche Punta Stage de Arroyo Seco, en la mira de la Justicia por la muerte de Giuiliana Maldovan.

"Escuché que había un montón de gente vendiendo (pastillas de éxtasis), pero nadie hace nada y siguen muriendo chicos", se quejó Ana, visiblemente compungida, y señaló: "Ella lamentablemente cometió un error y creo que por ser chica lo hizo. No era una drogadicta. Y veinte años no son muchos. Tenemos a esa edad la sensación de que nos va a pasar nada.
"Ella era luz, tenía una forma de ser divina. Me tocó, porque ver a una hija dentro de un ataúd es insoportable, es algo que no se puede explicar", concluyó Ana.

Comentarios