La ciudad
Miércoles 12 de Julio de 2017

Facturas "truchas": declaró y detuvieron a la pareja de la contadora

Está detenido desde el miércoles, pero hasta ahora no lo había hecho por razones de salud. Sospechan que es clave en la organización delictiva

Ricardo Astudillo, uno de los seis detenidos por su presunta participación en una enorme organización que vende facturas "truchas" a empresas que evaden impuestos, escuchó ayer las imputaciones que le hizo el juez federal Carlos Vera Barros, dio algunas explicaciones sobre su relación con el hecho y quedó bajo arresto como las otras cinco personas apresadas bajo el mismo cargo. Es el único que hasta ahora no había pasado por el despacho del magistrado, por problemas de salud.

Astudillo fue detenido el miércoles pasado igual que su pareja, la contadora María Cristina Ottaviano, y otras tres personas. Un sexto sospechoso se presentó espontáneamente un día después en los tribunales federales. Todos están imputados de pertenecer a una organización ilegal que anotaba empresas fantasma en la Administración de Ingresos Públicos (Afip) y producía comprobantes de pagos inexistentes. Luego se los vendía a empresas que las utilizaban para evadir el pago del IVA y otros tributos. En total, la red tendría unos 80 integrantes y unos 6.500 clientes, entre ellos 2.200 de Rosario.

Hasta ayer Astudillo no había declarado y permaneció con prisión domiciliaria. De acuerdo a datos reunidos por este diario, en el pasado se dedica a las ventas e incluso trabajó para una empresa de telefonía celular No hay precisión sobre a qué se dedicó después que se alejó de esa compaía, pero Vera Barros lo acusa ahora de ser parte de la organización criminal desbaratada tras los múltiples allanamientos de la semana pasada, de los que también participaron inspectores de la Afip.

Frente al juez, Astudillo habría respondido a algunas preguntas y hasta dio algunas explicaciones referidas a su relación con los otros acusados, pero no se conocieron detalles más de su declaración. La sospecha es que Astudillo se ocupaba de la creación de las empresas fantasma y la venta de las facturas que estas emitían. El mismo rol le atribuyeron a Ottaviano, quien el jueves en un primer momento también alegó problemas de salud para no declarar y después, al final del día, se presentó ante el magistrado.

Los cómplices

Los otros detenidos en la causa son Lelio Serafini, Miguel Centeno, Marcelo Liporaci y Adrián Zeballos, quien no fue encontrado por la Gendarmería Nacional el día de los allanamientos y se presentó un día después en ante el juez de la causa.

Un denominador común entre estas personas es que todos mantienen un nivel de vida elevado pese a que la ocupación a la que dicen dedicarse no alcanzaría a justificarlo.

La investigación contra estas personas la inició la Afip, que luego presentó una denuncia ante el fiscal federal Federico Reynanes Solari. El organismo los descubrió a través de los mecanismos de control de la facturación y detectó que quienes figuraban como directores de las empresas fantasma que habían inscripto eran personas insolventes. En los últimos años la Afip ya hizo varias denuncias de este estilo, aunque nunca había detectado una organización tan grande. Una estimación es que las 6.500 empresas a las que les vendía comprobantes de pago truchos evadieron por un monto total cercano a los 2.500 millones de pesos.

Comentarios