La ciudad
Martes 27 de Junio de 2017

Exigen políticas y presupuesto para frenar adicciones

Organizaciones políticas, sociales y religiosas consensuaron un documento. Reclaman que se convierta en ley el programa provincial

Bajo la consigna de "Ni un pibe menos por la droga", las organizaciones que integran el Foro Adicciones Rosario marcharon ayer por la peatonal Córdoba hasta el Monumento a la Bandera donde hicieron público un documento para reclamar mayor protagonismo del Estado en la prevención y tratamiento de personas con consumo problemático de sustancias. Entre otros puntos, exigieron la sanción en forma de ley del programa provincial para el abordaje integral de esta temática que tuvo el jueves media sanción en Diputados. Y, sobre todo, el aumento de fondos para la apertura de casas terapéuticas en el territorio y dispositivos de atención las 24 horas en hospitales públicos.

El Foro Adicciones Rosario se conformó hace dos años en el marco del movimiento nacional que milita la declaración de la emergencia nacional en materia de adicciones. El movimiento está integrado por organizaciones políticas, sociales y religiosas que, según advierten, "están en el territorio cubriendo los huecos que dejan las políticas públicas".

Entre otras, la pastoral Arquidiocesana de Drogadependencia de la Iglesia Católica, la Corriente Clasista y Combativa, el Centro de Prevención y atención de Adicciones AVCD, el Centro Comunitario de Salud Mental Vínculo, la Asociación civil Comunidad Padre Misericordioso y el Grupo de Trabajo Prevención de Adicciones de la Sociedad de Pediatría de Rosario.

Las organizaciones acordaron un documento que en su primer punto exige que "la prevención, la atención y la reinserción" sean una política de Estado. E insiste sobre la sanción en forma de ley del decreto de emergencia nacional, de diciembre del año pasado, y la aprobación del programa Abre Vida en la provincia, que el jueves pasado obtuvo media sanción en diputados.

Además, reclama el aumento presupuestario para crear nuevos centros estatales en el territorio y la implementación de guardias interdisciplinarias en los hospitales generales para abordar los casos que se presenten y la posteriores articulación con posibles tratamientos.

Según señalaron, entre los pedidos "desesperados" de ayuda que reciben a diario, lo primero que se advierte es que "no hay claridad de dónde recurrir ante una problemática así" y remarcaron sobre la "calidad que deben ofrecer los servicios de atención del Estado a las personas de sectores más vulnerables".

Pero, además del abordaje del consumo, reclamaron campañas publicitarias de prevención de los efectos del consumo de alcohol y drogas que terminen con la "naturalización que existe a nivel social de esta problemática", llevando a que muchas veces "en los barrios, los únicos que problematizan el tema del consumo sean las organizaciones que están en el territorio".

Toda una agenda que espera atención.


"Está en juego la vida de los chicos"

pepes.jpg

A la cabeza de la movilización se ubicó el padre José María "Pepe" Di Paola, miembro del equipo de sacerdotes de villas de emergencia, y referente nacional en la problemática de la droga.El sacerdote advirtió sobre el crecimiento del consumo de alcohol y drogas en toda la población. Y destacó que, sobre todo en los sectores populares, "lo que está en juego es la vida de los chicos y la desesperación de muchos padres".

Para el cura, la prevención y atención de personas con consumos problemáticos de sustancias debe sumar el compromiso de los Estados y de las organizaciones de la sociedad civil. "Es una lucha desigual pero no imposible, cuando uno se establece en un barrio, abre las puertas y la gente empieza a darse cuenta de que se la quiere, entonces puede haber un camino", señaló y sostuvo que se trata de "una gran tarea ya que venimos de décadas de ausencia".

Comentarios