La ciudad
Martes 30 de Mayo de 2017

Espacios de acceso: se duplicarán las defensorías civiles en Rosario

El presidente de la Corte Suprema santafesina, Daniel Erbetta, estimó que en septiembre se logrará cumplir esta mejora en la Justicia

Para septiembre se duplicarán las defensorías civiles en Rosario. Lo aseguró el presidente de la Corte Suprema de Santa Fe, Daniel Erbetta, quien en ese sentido remarcó: "Para tener Justicia, primero hay que tener acceso a ella". Durante los últimos 30 años, en los Tribunales provinciales funcionaron cinco de estos espacios. Este año, la Corte convirtió en civiles dos defensorías penales, cuya actividad es cada vez menor luego de que cambiara el sistema procesal en Santa Fe. Una de ellas entró en funcionamiento ayer. Además, en julio se concursarán otras tres.

"Las Defensorías Civiles son un espacio del Poder Judicial que a veces parece olvidado. Es uno de los lugares que más se debería preservar para hacer efectiva la garantía de acceso a la Justicia", consideró Erbetta, quien remarcó que los sectores medios y altos no tienen dificultades de acceso a la Justicia. "Los que más dificultades tienen son los sectores más vulnerables".

Es por eso que uno de los desafíos que la Corte se planteó para este año fue conseguir que la Justicia fuera más accesible. En esa línea, los funcionarios judiciales entendieron que no se podía mantener en cinco las defensorías civiles. Es que desde la creación de esa institución en Rosario, en 1987, el número se ha mantenido a pesar del crecimiento demográfico de la ciudad y el aumento geométrico de conflictos.

La función de una defensoría civil es garantizar ciertos derechos. Absorben problemáticas de distinta índole, muchas de ellas relacionadas con conflictos dentro del núcleo familiar, como la violencia doméstica, la violencia de género, divorcios, regímenes de visitas, guarda o de tenencia de hijos, demandas por alimentos, medidas de protección excepcionales, adopciones o declaratoria de herederos. "Son cuestiones de fácil resolución en otro niveles de la sociedad pero que para ciertos sectores se hace muy complicado", remarcó Erbetta. "Se ocupan de problemas muy sensibles de personas que tienen dificultades para la defensa de sus derechos, porque no tienen recursos", agregó.

Hasta 2016 hubo en Rosario cinco defensorías civiles. Ese año, fueron atendidas cerca de 55 mil personas, se celebraron 2.400 audiencias y se produjeron 8.300 dictámenes.

Desde que en febrero de 2014 comenzó a aplicarse en nuevo sistema procesal penal, las viejas defensorías penales quedaron sólo a cargo de la resolución de las causas pendientes en el sistema conclusional. Es decir, las que se habían iniciado en el viejo sistema y no se resolvieron.

Esas defensorías cada vez tienen menos trabajo y, por eso, la Corte resolvió concentrar las causas penales en tres de ellas y convertir las otras dos en civiles. Una entró en funcionamiento en marzo pasado y la otra, ayer. Además, el presidente de la Corte aseguró que en julio se realizará un concurso para abrir tres defensorías civiles más que, se espera, estén funcionando para septiembre, por lo que para fin de año el número se elevará a diez.

"Se van a reducir notablemente los tiempos de espera, porque duplicamos la capacidad de respuesta", consideró Erbetta, quien aseguró que hay un proyecto para hacer mejoras edilicias para la sala de espera de las defensorías durante la feria judicial.

Comentarios