La ciudad
Lunes 22 de Mayo de 2017

En seis años bajaron un 43 por ciento los accidentados derivados al Heca

En 2016 se registró la tasa más baja de colisiones en los últimos 5 años. El municipio lo atribuye a los controles y a la planificación del tránsito

De a poco pero con base firme, Rosario está logrando reducir la siniestralidad en la vía pública. Datos oficiales afirman que en los últimos 6 años los accidentados que ingresaron al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) presentan una baja del 43 por ciento. El descenso se reafirma con otro número: en 2016 se registró la tasa más baja de accidentes de tránsito del último lustro. La disminución se dio tanto en los accidentes de tránsito sin lesionados, como en las atenciones que llegaron al Heca.

Para tener una dimensión de los logros que las políticas preventivas están arrojando en las calles a través de los controles vehiculares y controles de alcoholemia vale un dato: en 2016 se tuvo que atender a 1.119 personas menos en el Heca en comparación con el 2011.

Así, y en consonancia con los registros del año pasado, la tasa de internados en este hospital de referencia en urgencias disminuyó un 43 por ciento en los últimos seis años.

Con datos estadísticos más en fino, desde la Intendencia se informó que si en 2011 se atendían en este centro asistencial 6,74 personas por cada mil autos que circulaban a la ciudad; en 2016 se atendieron muchos menos. Fueron 3,84 personas por cada mil autos.

A la hora de analizar los accidentes sin lesionados, la tendencia también marca el descenso. En 2016 hubo 2.125 accidentes sin lesionados menos que el año anterior. Es decir, casi 6 accidentes menos por día. En 2016, los choques denunciados en el Sistema Integral de Accidentes de Tránsito (Sideat) fueron 29.499. En 2015 habían sido 31.624 colisiones.

Es decir que si se estiman porcentajes año contra año de siniestros con y sin lesionados 2015 contra 2016 la baja ronda entre el 7 y el 8 por ciento. La disminución también se evidencia en los heridos por accidentes de motos.

El año pasado fue un caso récord, por primera vez desde que se tiene registro, la cantidad accidentes sin lesionados fue inferior a la barrera de 30 mil casos.

La tendencia se conserva en lo que va de 2017, con 6.287 hechos ocurridos entre enero y abril.

El primer trimestre

Si los choques venían en baja en los últimos 5 años, la disminución se mantiene comparando el primer trimestre de 2016 contra los tres primeros meses de este año.

La baja en la cantidad de siniestros se evidencia tanto en la cifra de colisiones en las que no se produjeron heridos así como también en el número de pacientes atendidos en situación de emergencia en el ámbito público por accidentes entre vehículos ocurridos en la calle.

De acuerdo a las estadísticas brindadas por el Heca durante el año pasado, ingresaron por guardia 2.698 pacientes con lesiones ocasionadas durante accidentes de tránsito. Este total es un 8 por ciento menor que en 2015 con 2.925 lesionados.

En lo que va de 2017, entre enero y abril, se contabilizaron 536 ingresos de lesionados mientras que en el mismo período de 2015 la cifra era de 786 ingresos, es decir, se logró la reducción de un 30 por ciento en estos dos últimos años. Y si este ritmo se preservase, se puede esperar un total muy inferior al del año que pasó.

También las motos.

La baja de lesionados, entre 2016 y 2017, también se produjo en los accidentes protagonizados por motociclistas. Según los datos oficiales del Heca, durante el año que pasó se asistió a 1.740 lesionados en motos mientras que en 2015 fueron cien más.

En lo que respecta a este año, en enero ingresaron a la guardia 134 pacientes víctimas de accidentes en ciclomotores, 103 en Febrero y en marzo fueron 105. El grueso de las atenciones se dio en motociclistas, los cuales representan el 64 por ciento de las atenciones totales.

Visión oficial

A la hora de interpretar los números estadísticos, el Secretario de Control y Convivencia Ciudadana Gustavo Zignago, señaló que el incremento de inspecciones en calle, controles de alcoholemia y narcolemia y los cursos de concientización, son elementos determinantes para reducir la siniestralidad.

"Desde la creación de la secretaría a fines del 2013 venimos incrementando los controles sostenidamente, año a año superamos la cantidad de test de alcoholemia, lo que a su vez nos ha llevado a la reducción de casos positivos, generando una mayor seguridad vial. Al mismo tiempo, los cursos que realizamos y las intervenciones en escuelas, nos permiten seguir avanzando en una sociedad más comprometida, donde las personas cuidan de sí, pero también de los demás", interpretó.

En una lectura vinculada al flujo vehicular, la secretaria de Movilidad y Transporte, Mónica Alvarado puso énfasis en el Plan Interal de Movilidad. "Las experiencias de carriles exclusivos o bicisendas para democratizar el uso de la calle, es otro punto determinante para explicar la disminución de siniestros", subrayó.

En tanto, Leonardo Caruana, Secretario de Salud Pública, destacó el trabajo que se hace día a día en los efectores: "Más allá de las estadísticas que muestran una disminución de los lesionados por siniestros viales (1.100 atenciones menos que en 2011) estamos visualizando el impacto positivo de las estrategias de prevención, concientización y control que con forman las tres partes fundamentales de una política de jerarquía en seguridad vial. La misma pretende revertir una de la epidemias de la actualidad de mayor impacto socio-sanitario", dijo el funcionario

Desde la cartera sanitaria municipal, subrayaron que las políticas de prevención "salvan vidas" y advirtieron que el factor humano puede incidir negativamente. "La imprudencia, negligencia, distracción es el determinante de casi la totalidad de los siniestros. A través de la información y de la toma de conciencia lograremos prevenir y seguir modificando la realidad actual", insistió Caruana.

Primeros 5 casos de narcolemia que deberán pagar multas

La Municipalidad detectó los primeros 5 casos de narcolemia positiva, en el debut de la fase sancionatoria que había comenzado en la madrugada del sábado pasado. La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal realizó más de 400 controles nocturnos con el saldo de 77 remisiones vehiculares y 46 casos de alcoholemia por encima de lo permitido.

De acuerdo a lo que confirmó el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Gustavo Zignago, fueron 5 los conductores a los que se les detectaron restos de cocaína cuando fueron sometidos a los test, luego de ser indicados por médicos que participan en los operativos vehiculares. El domingo por la madrugada se concretaron 28 remisiones vehiculares, 16 por alcoholemia (el porcentaje máximo fue de 2.22 cuando lo tolerable es hasta 0,50 miligramos en sangre) y dos más por narcolemia positiva. En tanto, el viernes a la noche se remitieron 28 unidades. De estas, 22 fueron por consumo de alcohol, siendo el mayor nivel de 1.74 por ciento. El jueves pasado fueron 12 las remisiones, 7 por alcohol con un máximo de 1.15. "Avanzamos en mecanismos que nos permitan prevenir situaciones riesgosas. Los controles son la garantía que ofrecemos como Estado de que las condiciones sean cada vez más seguras", señaló Zignago. En los últimos 3 años, se redujo al 6 por ciento el nivel de alcoholemia positiva. Ahora se suma el narcotest, proyecto del radical Jorge Boasso.

Comentarios