Temporal
Lunes 16 de Enero de 2017

En Rosario, unos seis barrios del sur y sudoeste sufrieron anegamientos

No hubo evacuados, pero se necesitaron bombas extractoras para retirar la cantidad de agua acumulada que ingresó a las viviendas

El temporal de lluvia y viento que castigó con fuerza a la ciudad desde las primeras horas de la madrugada de ayer dejó unas seis barriadas anegadas. Las consecuencias de la tormenta se hicieron sentir, sobre todo, en los extremos de la zona sur y sudoeste de la ciudad. Hasta allí, las cuadrillas de Defensa Civil acudieron con bombas extractoras y camiones atmosféricos para retirar el agua que ingresó a las viviendas, muchas de las cuales ya habían padecido la tormenta de hace apenas trece días.

De acuerdo a datos de la Central de Operaciones de Emergencia (Coem), desde la madrugada hasta entrada la tarde de ayer, sobre la ciudad cayeron alrededor de 140 milímetros de lluvia, con ráfagas de viento que por momentos se tornaron intensas.

El temporal se hizo sentir con mayor crudeza en la zona sur y sudoeste de la ciudad, sobre todo en los barrios Las Flores, Mangrullo, Tio Rolo, Puente Gallego y la barriada de Avellaneda al 4500.

En todos estas zonas, operarios de Defensa Civil acudieron con bombas extractoras de agua para desagotar sectores particularmente bajos, donde el agua había ingresado varios centímetros a las viviendas. En otros casos, la asistencia se brindó también con camiones atmosféricos.

"Son sectores muy bajos donde la posibilidad de drenaje natural se hace compleja, sobre todo después de lluvias de tal magnitud", explicó el titular de la dependencia, Raúl Rainone.

Hasta el cierre de esta edición, en ninguno de estos barrios se habían producido evacuaciones. "Quizás algunos miembros de esos hogares se hayan autoevacuado a casa de un familiar, pero no hemos necesitado habilitar centros de evacuados", indicó el funcionario.

Rainone destacó que el trabajo se extendería durante toda la noche de ayer y la mañana de hoy para normalizar la situación. Y apuntó que, en forma paralela, los trabajadores de las áreas sociales del municipio están analizando las necesidades de cada una de las familias afectadas.

Muchas de las zonas que ayer quedaron bajo agua son las mismas que habían sufrido anegamientos durante la tormenta de hace apenas trece días.

Las calles, un río

En las líneas telefónicas de la Coem se registraron también denuncias por catorce árboles caídos en distintas zonas de la ciudad, algunos de gran tamaño que arrastraron consigo el cableado del tendido eléctrico o interrumpieron el libre tránsito en algunas calles.

No fueron grandes vientos los causantes del derrumbe de especies y ramas, sino el peso del agua sobre el follaje y la tierra de las cazuelas floja por la lluvia.

Además, numerosas calles de la ciudad quedaron llenas de agua de vereda a vereda ya que el sistema de desagüe no dio abasto por la cantidad de lluvia caída en poco tiempo.

En la zona norte, varios sectores de avenida Alberdi saltaron las tapas de tormenta y escupiendo chorros de agua que hacían recordar alguna fuente. Lectores de La Capital on line enviaron también fotografías de Oroño, convertida en un río entre San Luis y avenida de la Costa; o la avenida Belgrano, casi llegando a Circunvalación, en la zona de La Siberia, con más de 30 centímetros de agua sobre la calzada.

En la zona de la Terminal de Omnibus Mariano Moreno y del parque Independencia, también numerosas calles quedaron anegadas.

La misma escena se repetía en calle Rivadavia y Pueyrredón, Corrientes al 2100 y Salta y Santiago, entre otros lugares de la ciudad.

El coordinador de la dirección de Defensa Civil apuntó que cuadrillas de hidráulica y de Aguas Santafesinas se encargaron del despeje de los desagües y repitió que fue la cantidad de agua caída la causa del anegamiento.

"Se hace un trabajo permanente de limpieza de los desagües, pero quedaron saturados por el gran cúmulo de agua", concluyó el funcionario.

Comentarios