La ciudad
Viernes 16 de Diciembre de 2016

En medio de la polémica por ruidos, un bar suspendió la agenda nocturna

A pesar de que se presenta como un espacio cultural, hoy estaba prevista una fiesta de estudiantes desde las 23 y hasta las 6 de mañana.

Tras los reclamos de vecinos que se quejaron esta semana ante la comisión de Gobierno del Concejo Municipal por los inconvenientes que genera el bar Nómade, ubicado en Ovidio Lagos 68 bis, en el barrio Pichincha, los responsables del establecimiento comunicaron que suspendieron por un plazo de 35 días la agenda nocturna que estaba programada para ese período, para poder cumplir con trabajos de insonorización en el local.

Esa decisión obligó al traslado de una fiesta que estaba prevista para esta noche y culminar el sábado a las 6, que finalmente se tuvo que movilizar a un salón cercano. Esa celebración de fin de año estaba publicitada como "La Fiesta del Mamut", e invitaba a los estudiantes con "promociones de Fernet, Campari, tragos y cerveza, toda la noche". Además, anunciaba "el mejor cachengue para bailar, con metegol y sorpresas toda la noche". Y curiosamente enfatizaba: "¡Veníte a revolear los apuntes!".

Vale recordar que Nómade está habilitado como bar con amenización musical, según recordó el concejal Carlos Cardozo (PRO), integrante de la comisión de Gobierno. Y el establecimiento, a través de las redes sociales, se promociona como club social y cultural.

En ese sentido, los vecinos de la zona apuntaron que "no funciona como bar cultural", y que "sólo hay música hasta las cinco de la mañana". También protestaron porque "hay muy pocos controles" en esa cuadra, "sobre todo en horarios nocturnos".

Exclamaron con cansancio que no pueden descansar desde hace meses por la música que se escucha durante toda la noche, y que eso los afecta para poder levantarse a trabajar en la jornada siguiente.

Esa problemática se focaliza sobre todo en una serie de departamentos de pasillo que están entre el bar y Güemes. Allí surgen las voces de reclamo más encendidas sobre el funcionamiento de este local.

"No hay ningún tipo de insonorización y eso se nota mucho en nuestras casas", destacaron los vecinos que fueron a protestar al Concejo Municipal.

Acuerdo con vecinos

Ante este panorama, el miércoles por la noche los responsables del bar Nómade comunicaron a través de Facebook que "les hemos propuesto a los vecinos de nuestro club social y cultural, y acordado con ellos, suspender desde el pasado martes, y por el plazo de 35 días, la agenda cultural nocturna programada, y realizar en ese período las obras complementarias de insonorización en nuestro espacio, de acuerdo al asesoramiento técnico realizado".

Y la publicación agregaba que "les pedimos disculpas por las molestias que esta decisión pudiera ocasionar, pero es nuestra vocación y compromiso generar todas las acciones necesarias para favorecer la convivencia con todos y entre todos, como también poder seguir generando un espacio de encuentro, producción y promoción de artistas y proyectos culturales rosarinos".

En el mismo texto, destacaron que "pueden venir a degustar una rica cerveza artesanal con el Mamut, y disfrutar de actividades alternativas que seguiremos desarrollando. La oferta gastronómica, las charlas debate, las muestras en la galería de arte, las conferencias y los talleres culturales que no requieran la utilización de sonido, continuarán desarrollándose con normalidad".

Para cerrar, agradecieron a su comunidad por la comprensión, y firmaron como "Nómade, Club Social y Cultural".

en pichincha. Los responsables del bar se comprometieron a cumplir con trabajos de aislación acústica.

Picantes contrapuntos por las redes

sociales

El conflicto de convivencia urbana entre el bar Nómade y los vecinos de Lagos y Güemes multiplicó su alcance y repercusión a través de las redes sociales. Con la queja formal presentada por habitantes de la zona en el Concejo Municipal, y con la nota publicada por La Capital en su edición de ayer, el caso tomó mayor dimensión y los contrapuntos se adueñaron de los medios de comunicación locales.

Así se verificó en la web del diario, en la que se desarrollaron una gran cantidad de comentarios a favor y en contra de la actividad que lleva a cabo el bar Nómade.

En esos cruces picantes, quedó claro que los más afectados con esta problemática son los vecinos del establecimiento, que sufren cotidianamente con el volumen de la música.

Desde el Palacio Vasallo entienden como "muy positivo" el acuerdo rubricado entre el local y los vecinos, y seguramente la semana que viene habrá un pedido de informes a la Municipalidad para que explique los controles efectuados en esa zona.

a otro lugar. Para hoy estaba pactada una fiesta con música y alcohol.

Comentarios