La ciudad
Miércoles 24 de Mayo de 2017

En el Concejo proponen sanciones a escala local para falsas denuncias al 911

El oficialismo pretende que no se renueve la licencia de conducir o la habilitación comercial a los bromistas que llaman por emergencias truchas

El Frente Progresista propuso en el Concejo sancionar a escala local a quienes hagan llamadas falsas al servicio de emergencias 911 en la ciudad. "Sólo el 30 por ciento de las 4.500 llamadas que recibe diariamente el 911 constituyen emergencia, y muchas son falsas denuncias. Esto interfiere con el trabajo de las fuerzas de seguridad, destinando recursos humanos y técnicos que deberían estar en otro lado", fundamentó el concejal Sebastián Chale (UCR).

La iniciativa propone aplicar medidas punitorias dentro del ámbito de acción municipal: la no renovación del carné de conducir, no renovación de permisos habilitantes y altas y bajas de comercios; y otros trámites administrativos.

"Proponemos medidas concretas que promuevan el uso responsable del sistema, para que se priorice de una forma más eficiente la atención de emergencias en cuestiones de seguridad", afirmó Chale.

El proyecto se basa en que "la línea 911 constituye una herramienta indispensable para una política de seguridad pública". Por eso procura aplicar medidas punitorias dentro del ámbito de acción municipal.

"Esto será factible a partir de un entrecruzamiento de datos entre provincia y municipio, que recibirá información de los infractores de la ciudad", explicó el edil radical.

De acuerdo a cifras oficiales, el teléfono 911 recibe un promedio de entre 4.500 y 5.000 llamadas diarias sólo en Rosario.

De ellas, sólo poco más del 30 por ciento representan emergencias reales que ameritan la intervención de agentes policiales, bomberos y Defensa Civil: delitos, conductas sospechosas, situaciones de violencia familiar, bomberos, emergencias médicas y emergencias civiles.

Según los registros actuales, el 70 por ciento restante son de lo más variadas: consultas urbanas, reclamos por transporte público, bromas y amenazas de bomba.

Todos los llamados se identifican -sea teléfono fijo o móvil- y el número de quien se comunica queda impactado en los registros de la central.

El 911 funciona las 24 horas, todos los días del año, en las centrales de Rosario y Santa Fe.

Posee en la actualidad unos 12 telefonistas y 8 despachantes por turno y en el servicio trabajan suboficiales técnicos administrativos, y suboficiales y oficiales del área seguridad como despachantes y en todos los turnos hay supervisores que son oficiales inspectores.

En Rosario, todo el sistema funciona en la delegación local de la gobernación, en coordinación con el sistema de monitoreo municipal.

Antecedentes

Chale recordó como antecedente que la Cámara de Diputados dio media sanción a un proyecto que plantea "suspender el servicio telefónico a quienes llamen para hacer chistes o denuncias falsas; al tiempo que también procura sancionar con una pena pecuniaria y privativa de la libertad, como el arresto, según los casos".

El concejal oficialista mencionó que en los últimos días se produjeron al menos cuatro llamados de amenazas de bomba: en un canal, en el Aeropuerto y en dos colegios.

"En 2016 —continuó—sólo en un mes se registraron 22 llamados anónimos que alertaron sobre falsas bombas en escuelas de diferentes puntos de la ciudad, que implicaron destinar todos los recursos de la Brigada Explosivos".

Además, el año pasado dos policías resultaron heridos al chocar su patrullero cuando acudían a un caso de emergencia, tras un llamado que resultó ser una broma.

"Ante esta tendencia creciente y peligrosa que atenta contra la seguridad de la población, hay que generar conciencia sobre los riesgos que estas bromas generan", consideró Chale.

Al recibir las llamadas de emergencia en la central, los operadores del 911 localizan mediante GPS los móviles policiales más cercanos al denunciante y asignarles la misión. Así se agiliza la respuesta de los patrulleros y optimiza recursos.

También se graba las comunicaciones, ante posibles pedidos judiciales.

Comentarios