La ciudad
Miércoles 12 de Abril de 2017

En el Barrio Rucci ya se piensa en el Vía Crucis del padre Ignacio

Los vecinos de la parroquia Natividad del Señor se aprestan a la ceremonia del Viernes Santo, que año tras año convoca a multitudes

Hace más de dos décadas que para barrio Rucci ésta es una semana que genera, para muchos, expectativas. Otros incluso logran hacer unos "pesos extra"; y también están quienes prefieren recluirse para evitar la masividad del Vía Crucis que encabeza desde la iglesia Natividad del Señor el sacerdote Ignacio Peries. No es una semana cualquiera, y tal es así que entre enojo e ironía un vecino comentó: "Hasta apareció la Municipalidad a pintar, emparchar baches y podar los árboles" .

Si bien las multitudes llegan para el Viernes Santo en colectivos desde todo el país, los vecinos del barrio —esos que como dice María del Carmen "vamos al Vía Crucis desde cuando el padre recién llegaba y éramos apenas unas 20 personas, y no se le entendía lo que decía"— se suman a las actividades de la parroquia desde hoy.

El viernes las actividades comenzarán en plena madrugada con "La hora de piedad de hombres", y cerrarán con la masiva convocatoria a recorrer las 15 estaciones que rememoran desde la condena a muerte de Jesús hasta su resurrección, que está prevista para las 20.30.

La primera estación

María del Carmen, la misma que dice que participa de la ceremonia desde la década del 70, llegó a su casa de Rucci hace casi 40 años, cuando su marido trabajaba como mecánico para Renault y le dieron la casa. Pese que a lleva todos estos años siendo parte de la comunidad parroquial, contó ayer que es la primera vez que le piden que participe poniendo su casa para la representación de la primera estación.

Así, en su puerta del Monoblock 26/2, que da sobre la colectora, deberá preparar "una linda mesa con mantel", sobre el cual irán las imágenes y luces donde el sacerdote parará su recorrido para rememorar la condena a muerte de Jesús.

"Para mí es importante, ya no puedo caminar en esa multitud, pero ésta es una forma de estar", dijo la mujer en la puerta de su casa. La misma donde Ignacio iba a comer, como hacía con muchos vecinos, hasta entrada la década del 90. "Antes también andaba en bicicleta por el barrio", agregó.

Con esa cercanía, confesó su emoción ante el pedido de la parroquia, aunque consideró que "esta es una fecha importante y acá se vive de manera especial, son siempre días de ansiedad".

La changa

Aunque son apenas 24 horas, la movida que se genera alrededor de la convocatoria del sacerdote es de tanta masividad que hace tiempo que los vecinos del barrio, y los que llegan desde otros puntos de la ciudad intentan hacer "unos pesos extra".

Así como vendedores ambulantes de productos alimenticios y bebidas hasta las clásicas estampitas, rosarios y souvenirs del sacerdote, los vecinos ofrecen servicios: baños y hasta habitaciones por unos pesos para los fieles que llegan desde otras ciudades del país, que no son pocos.

"Se colocan baños químicos, pero a veces hay cola o el estado no es muy bueno, entonces los vecinos los ofrecen por una suma razonable, igual que algunos comercios que tienen sanitarios", contó Yolanda.

Ella también se dedicó ayer a arreglar la vereda de su jardín barriendo las hojas secas.

Entre los comercios de las zigzagueantes cuadras de los alrededores de la iglesia, la mayoría de ellos quioscos y almacenes, el debate está entre quienes dicen que "se trabaja mejor porque hay mucha gente", y los que opinan que "son tantos los vendedores ambulantes que la gente no llega a los negocios".

Los únicos que aseguraron que sí o sí el viernes no pueden trabajar son los muchachos de la "esquina del rock", donde ofrecen el servicio de lavado de autos.

"Hay tanta gente esos viernes, que se cortan todas las calles del barrio y los autos no entran, así que en lugar de tener más trabajo, no podemos hacer mucho y tenemos que esperar hasta el sábado", comentaron.

"Vamos al Vía Crucis desde cuando el padre recién llegaba, éramos apenas 20 y a él no se le entendía lo que decía"

Comentarios