La ciudad
Jueves 22 de Diciembre de 2016

Embarazadas y mujeres que buscan un hijo no deben viajar a zonas con zika

Lo advirtieron las carteras de Salud. Brasil es uno de los destinos con más riesgos, también Tucumán y buena parte de América latina.

Que las embarazadas o las parejas en busca de un hijo no deben viajar a zonas donde circula el virus del zika ya dejó de ser un consejo: ahora tiene rango de "indicación" del Ministerio y la Secretaría de Salud. Tanto, que ayer las autoridades de Epidemiología se reunieron con todos los equipos sanitarios
de los distritos y las sociedades de Ginecoobstetricia y Pediatría para compartir la información. El mapa de los destinos riesgosos es amplio: Brasil encabeza la lista (en Pernambuco se notificó el primer caso), pero también incluye Tucumán, donde este año se registró un "brote" y, en rigor, buena parte de la América entre trópicos.
Se trata de una enfermedad aún en estudio, pero ya está probado que cursar la infección en cualquier trimestre de gestación genera altas chances de tener un bebé con microcefalia, otras malformaciones o trastornos neurológicos.
Quienes, pese a todo, decidan viajar deberán usar generoso repelente y extremar cuidados para no ser picados por el mosquito Aedes aegypti, el mismo que transmite dengue y chikungunya.
"No somos alarmistas, pero esto ya no es una recomendación, sino una indicación precisa de Salud", afirmó sin medias tintas la titular de Epidemiología municipal, Analía Chumpitaz, tras una ajetreada mañana de contacto con los equipos del área que trabajan en los seis distritos y representantes de dos entidades médicas clave para que la información llegue adonde debe llegar: las áreas de ginecoobstetricia y pediatría.
El zika, como el dengue y chikungunya, es un arbovirus, es decir, uno de los virus que transmiten artrópodos. En este caso, el Aedes aegypti, el mismo mosquito cuya reproducción se intenta desde años evitar o al menos reducir en Rosario (ver aparte) a través del "descacharrado".
La actualización epidemiológica regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) del último 15 de diciembre detalla que desde el 2015 hasta hoy "48 países/territorios de las Américas confirmaron casos autóctonos por transmisión vectorial (a través del mosquito) del virus" y cinco los notificaron por contagio sexual.
El boletín consigna que, hasta hace una semana, 22 países americanos habían confirmado casos de síndrome congénito asociado a la infección de zika (por transmisión materno fetal) y 18 reportaron cuadros del síndrome de Guillain-Barré (afección neurológica autoinmune) y otros trastornos neurológicos.
Pero ocurre, recordó Chumpitaz, que así como "tres de cada cuatro pacientes que tienen dengue presentan síntomas, en el zika tres de cada cuatro cursan la enfermeda de forma asintomática". Eso significa que tanto hombres como mujeres pueden tener zika y ni enterarse.
El problema en sí no es que cualquiera se contagie de zika (los síntomas, si aparecen, suelen ser fiebre alta, erupción en la piel y conjuntivitis), sino que se infecte una embarazada, o incluso tanto un hombre como una mujer poco antes de concebir un hijo, ya que el virus puede quedar activo hasta 6 meses en el semen y dos en fluidos vaginales.
El tema es complicado y no está dicha la última palabra porque el zika es una enfermedad de la que desde el punto de vista epidemiológico todavía hay mucho por descifrar.
De todos modos, lo que hay que tener más en claro es que las embarazadas o las parejas dispuestas a tener un bebé no deben viajar a las zonas donde circula el virus o incluso donde circuló durante la temporada anterior, precisó Chumpitaz.
De hecho, el titular de Epidemiología del sur provincial, Julio Befani, recordó que aunque el riesgo más difundido en caso de que la embarazada se contagie es que el bebé nazca con microcefalia, hay otras malformaciones y trastornos neurológicos que pueden generarse a lo largo de toda la gestación.
"Que antes de decidir dónde viajar la gente averigüe si hay o hubo circulación de zika en el lugar adonde va", aconsejó el funcionario, y recordó que esa búsqueda de información no puede limitarse a una mera pregunta a la agencia turística. "Sabemos que es fuerte decirlo, pero (el riesgo) está comprobado, es lo que está pasando", advirtió.
Chumpitaz, por su parte, señaló que así como las "malformaciones anatómicas" pueden ser efecto de un contagio de zika durante los dos primeros trimestres del embarazo, en el tercero aparecen otros riesgos como "alteraciones funcionales", incluso algunas aún no descriptas.
La epidemióloga recordó que se trata de información muy reciente: de hecho hace sólo 13 meses que la OMS hizo su "primera notificación planteando un aumento de nacidos con microcefalia relacionado con mujeres que habían contraído el virus del zika durante el primer o segundo trimestre de su embarazo".
Mirar el mapa
El panorama cobra relevancia porque el verano es la temporada de viajes por excelencia. Por eso, esta vez, tanto embarazadas como parejas y mujeres con deseos o posibilidad de engendrar un hijo deben evitar los destinos con circulación de zika.
Brasil figura bien arriba en la lista, señala Chumpitaz, pero también Tucumán registró un brote "notificado tardíamente" (con 300 casos entre marzo y junio, 20 de ellos de embarazadas, y el nacimiento de un bebé microcefálico que luego falleció). En Córdoba hubo otro de transmisión local por vía sexual, con otro bebé con microcefalia, más otro probable en Buenos Aires.
Pero en rigor, "de trópico a trópico" debe haber casos en "toda América", señaló Chumpitaz, con un brote "importante y sostenido" en México. En su opinión, si hay planes de ser padres "mejor no viajar" por allí. Y si alguien insiste, debe usar repelente con frecuencia, cubrir el cuerpo con ropa clara en las horas de mayor circulación de mosquitos y dormir con aire acondicionado o mosquitero.

Comentarios