La ciudad
Sábado 31 de Diciembre de 2016

El verano ya es 1,5 grado más caliente que hace 55 años

El cambio climático y el "efecto ciudad" se combinan para explicar por qué hace cada vez más calor en Rosario. Ayer fue un horno.

La temperatura media del verano en Rosario aumentó un grado y medio en los últimos 55 años para llegar a una marca promedio de 24,6 grados respecto a los 23,1 de la década de los '60, un incremento al que los meteorólogos califican como "significativo" y que está relacionado con al menos dos factores: el proceso de calentamiento global del planeta, y el "horno" en el cual se han convertido las ciudades por el exceso de cemento.

   La jornada de ayer no fue más que una muestra de lo asfixiante que se está volviendo Rosario, con una máxima que trepó a los 36 grados y que los afortunados que tenían una pileta cerca pudieron mitigar.

   Según datos brindados por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) la temperatura media del verano en esta zona del país (diciembre-enero-febrero) era de 23,1 grados en la década del 60 del siglo pasado, trepó a 23,4 grados durante el período comprendido entre los años 1961 y 1990, subió a 23,8 en el lapso 01/10 para finalmente estacionarse en 24,6 en el último lustro.

   Los expertos hicieron notar que el aumento más marcado se dio durante los últimos 5 veranos en coincidencia con la seguidilla de años y temporadas estivales muy cálidos que vienen afectando al país. Según interpretó José Luis Stella, especialista del SMN, esta información está "en concordancia" con el aumento de temperaturas observado a nivel global durante las últimas décadas.

   "Desde finales de los 70, cuando se empezaron a hacer estudios, el proceso de calentamiento se aceleró en concordancia con el factor antropogénico, o sea con la influencia del hombre en los procesos naturales", aclaró el especialista, para quien si bien es imposible afirmar el grado de influencia del hombre en el clima sí queda claro que "existe una relación".

   Para Stella, "todos los estudios avalan esa teoría" que explica que a un mayor nivel de emisiones se corresponde un mayor nivel de gases con efecto invernadero, lo que termina recalentando la atmósfera. Lo llamativo —según argumentó— es que ese fenómeno se aceleró a partir de 2012, cuando se concentraron las subas de temperatura más extremas de las últimas seis décadas.

Ciudades

Uno de los factores a tener en cuenta a la hora de explicar la suba de la temperatura promedio registrada en Rosario durante el último medio siglo es el crecimiento de la ciudad y sus nuevas características urbanas.

   Stella explicó que todas las grandes ciudades han experimentado un aumento de sus temperaturas mínimas. "Existe un factor ciudad que si bien es imposible de dimensionar de forma exacta, tiene que ver con la suba de las temperaturas", indicó.

   El crecimiento en la cantidad de edificios construidos, la extensión de las superficies pavimentadas u hormigonadas y todo el stress energético que generan las grandes urbes por su elevado consumo de electricidad y tránsito vehicular, no ayudan a moderar los registros térmicos.

   Pero el mayor causante de este nuevo escenario es sin duda el proceso de cambio climático que atraviesan todas las regiones del planeta. "El cambio climático es la causa más determinante de este nuevo patrón".

   La situación de los cambios en el régimen de lluvias no es tan clara como en el caso de las temperaturas: por una parte desde el SMN vienen observando en la zona del Litoral un aumento de las precipitaciones anuales y estacionales, aunque este régimen no sigue pautas de cambio tan netas.

   "Es más complejo analizar qué pasa con las lluvias, porque en algunas zonas hay excesos pero en otras hay déficit. Es más complicado porque entran en juego otras oscilaciones y debe ser analizado en otras escalas", remarcó.

Comentarios