La ciudad
Jueves 10 de Agosto de 2017

El test de alcoholemia al imputado por la picada mortal dio positivo

El test de alcoholemia del joven que el 29 de julio mató al conductor de un auto en 27 de Febrero y Nechochea cuando corría una picada, dio positivo. El resultado de la pericia determinó que Ariel L., de 28 años, tenía en sangre más alcohol que el permitido por la ley. La semana pasada la Fiscalía apeló la prisión preventiva domiciliaria por un mes que le había impuesto el juez Carlos Leiva al considerar que la medida cautelar debía ser de cumplimiento efectivo. El máximo permitido de alcohol por litro de sangre para conducir es de 0,5 gramo. Pero el test de alcoholemia realizado a Ariel L. dio como resultado que, al momento del hecho, tenía 0,82 gramo por litro.

La pericia será incorporada a la causa como prueba. Sin embargo, para que esta situación sea considerada como un nuevo agravante al delito de "homicidio culposo", la cantidad de alcohol en sangre debería superar el gramo.

El 31 de julio el fiscal Walter Jurado le imputó "homicidio triplemente calificado". Como agravante del delito se consideró que la muerte de Andrés Muñoz (40) se haya producido como consecuencia de una picada; que haya sido mientras circulaba, por lo menos, 30 kilómetros por hora por encima de la velocidad máxima permitida —que en el caso de las avenidas es 60 kilómetros por hora—; y por "culpa temeraria", es decir, conducir de un modo que podría poner en peligro a cualquier persona a su alrededor. En esa audiencia, el juez le impuso prisión preventiva domiciliaria. La semana pasada Jurado apeló esa resolución.

Comentarios