La ciudad
Jueves 20 de Julio de 2017

El Rosedal del parque Independencia florecerá como nunca lo hizo antes

Ayer comenzó la plantación de más de siete mil nuevos ejemplares de rosas. La tarea culminará en un mes. Un minucioso trabajo historiográfico

El Rosedal del parque Independencia florecerá en forma exponencial. Ayer, bien temprano, comenzó la plantación de más de 7 mil ejemplares de rosas de 37 variedades diferentes que estarán agrupadas en distintos sectores por colores. Para la puesta en valor de ese sector de la ciudad, las paisajistas a cargo debieron hacer un trabajo historiográfico con fotografías y documentos antiguos, porque no hay planos originales que permitieran entender la disposición de los rosales a principios de siglo XX. Los trabajos finalizarán en un mes y se espera que a fines de octubre el Rosedal ya esté florecido.


El Rosedal del parque Independencia data de 1915. Por su geometría, algunos historiadores sostienen que se inspiró en el Rosedal de los Bosques de Palermo, en Buenos Aires, obra del arquitecto y paisajista parisino Jules Charles Thays, que le dio a ese espacio un aire a los antiguos jardines franceses. Y si bien se supone que este sector verde de Rosario fue pensado por el ingeniero agrónomo Ernesto Aravena, que en esa época era director de Paseos Públicos, no existen planos firmados del proyecto.

Por eso, la reconstrucción y puesta en valor de este espacio requirió de un trabajo previo de investigación histórica. "No hay planos firmados, pero hay muchas fotografías y escritos de investigadores del parque Independencia. Lo que hemos recavado con la colaboración del Museo de la Ciudad nos dio una idea de la configuración original. Incluso hay una fotografía aérea, que es una rareza para la época, que hace pensar que el Rosedal se hizo en dos etapas", dijo la paisajista Nina Onocko, quien trabaja para la Secretaría de Ambiente y Espacio Público y, junto a su colega Adriana Longo, estuvo a cargo del proyecto de reconversión.

Onocko ubica una primera etapa para la inauguración del parque en 1915, en torno del Monumento a la Madre, y una segunda cuando se colocó en el Rosedal la Fuente de los Españoles, un monumento histórico que también será refaccionado en el marco de las obras de recuperación del parque (ver aparte).

La idea central de la puesta en valor del Rosedal es seguir los lineamientos de ese primer proyecto, pero con más piezas. Según Onocko, la máxima cantidad de rosales que se llegaron a colocar rondaba las 5 mil piezas. Ayer comenzó la colocación de 7.200 rosales que se sumarán a los 260 históricos que el año pasado fueron trasplantados y reunidos junto al Laguito.

Todo el año

"Lo que nos interesó es usar, dentro de la oferta que había, las plantas con mejor calidad fitosanitaria, que son las que necesitan menos mantenimiento y que van a tener menos enfermedades. También buscamos las más reflorecientes, o sea, que florecen en distintos períodos del año. Así, todo el año va a haber rosas en el Rosedal, salvo en julio, cuando se realiza la poda", detalló la pisajista. En ese mes de los próximos años planean regalar esquejes a los rosarinos que se acerquen.

En el entorno al Monumento a la Madre habrá flores rojas; hacia el sector de Diana La Cazadora, flores rosadas; y, hacia el Monumento a Belgrano, flores anaranjadas y amarillas. Serán cerca de 40 variedades diferentes de rosas.

Los rosales llegaron a Rosario desde otras latitudes. El 80 por ciento fueron adquirido en Cipoletti, Rio Negro, y las demás viajaron desde San Pedro, Buenos Aires.

Los 260 rosales históricos que quedaban en el parque fueron reubicados durante el invierno del año pasado cerca del Laguito, de la Pérgola y del banco en el que el Che Guevara fue fotografiado cuando era apena un bebé y aún vivía en Rosario. "Los trasplantes tuvieron ciento por ciento de efectividad", sostuvo la paisajista.

"Esto que comienza hoy transformará el paisaje de uno de los espacios verdes más significativos de la ciudad, marcando un antes y un después en este lugar emblemático", dijo ayer, cuando comenzaron a plantar las flores, la secretaria de Ambiente y Espacio Público, Marina Borgatello.

En los meses previos se hizo necesario realizar toda una serie de obras que comenzaron hace dos meses y cuyos detalles concluirán cuando los ejemplares ya estén en tierra.

Se abrieron 92 canteros, se agregaron 800 metros cúbicos de material orgánico (es necesario hacerlo cuando en el mismo lugar hubo otros rosales plantados, porque al morir contaminan la tierra), se instalaron 126 luminarias LED y se construyó un sistema de riego por goteo que permite darle a cada planta la cantidad de agua y nutrientes que necesita en forma independiente al resto.

a plantar. El emblemático espacio rosarino contará con 37 variedades diferentes.

Comentarios