La ciudad
Sábado 26 de Agosto de 2017

El Roque Sáenz Peña ya albergó a 100 nacimientos de parto respetado

En un mes, la nueva Area de Atención de la Mujer de zona sur logró significativas estadísticas en pos de la humanización del proceso

Desde el 24 de julio, cuando se dio el primer alumbramiento, la flamante Area de Atención Integral de la Mujer del Hospital Roque Sáenz Peña (Laprida 5381) ya albergó cien nacimientos, a través de prácticas enmarcadas en el paradigma del parto respetado que ya comienzan a demostrar importantes cambios, como una sensible baja en la cantidad de cesáreas y un fuerte respeto al apego inmediato entre la madre y el bebé mediante el contacto piel a piel.

Del primer centenar de partos, sólo 18 se realizaron mediante cesáreas, bajando significativamente el número de esa práctica con un índice de los más bajos en el sistema de salud. Además, todas las mujeres que debieron ingresar al quirófano para esta intervención fueron acompañadas por un familiar. Asimismo, luego del parto los padres pueden permanecer en la sala de neonatología acompañando a sus bebés con ingreso irrestricto.

Otro cambio significativo que se introdujo busca favorecer el apego inmediato a través del contacto piel a piel entre la madre y el bebé. Así, se pone inmediatamente al bebé en contacto piel a piel con su mamá, unidos por el cordón, esperando los tiempos necesarios para realizar la ligadura. Además, los profesionales demoran alrededor de dos horas todas las prácticas rutinarias que se realizan al momento del parto, como las mediciones de talla, peso, la vacunación, entre otros, para respetar el íntimo momento del contacto piel a piel. Dichas prácticas favorecen la transición cardiorrespiratoria, el neurodesarrollo, la regulación de la temperatura, previenen la muerte súbita y fomentan la lactancia materna.

La intendenta Mónica Fein resaltó que "desde hace muchos años los rosarinos tienen un profundo orgullo por el modelo de salud construido en la ciudad de Rosario".

El paradigma del parto respetado permitió una reducción en las intervenciones médicas sobre el cuerpo de las mamás. En este sentido, vale destacar que se logró reducir notablemente el uso de medicación durante el trabajo de parto, tanto para disminuir el dolor de las contracciones (vía peridural) o para acelerar el trabajo de parto (oxitocina).

Comentarios