La ciudad
Domingo 05 de Febrero de 2017

El pedido de endeudamiento de Fein abrió otra grieta y cruje el Frente Progresista

El concejal Rosúa (UCR) avisó que no votará el proyecto tal cual fue enviado. Pidió que todo el dinero vaya a obras y cuestionó al Ejecutivo.

El pedido de endeudamiento que hizo la intendenta Mónica Fein al Concejo abrió otra grieta en el interbloque oficialista. El edil radical Martín Rosúa avisó que no votará el proyecto tal cual fue enviado al cuerpo y reclamó cambios al socialismo. "Sólo votaré a favor si todo el crédito va para un gran plan de infraestructura y no una parte a refinanciar el déficit", advirtió. Y luego disparó munición gruesa hacia el Ejecutivo: "Hace más de un año que no hay diálogo político y se hace muy difícil seguir apoyando la gestión municipal". Tanto que en las elecciones de octubre buscará revalidar su mandato por fuera del Frente Progresista.

El año pasado el oficialismo no logró los votos para aprobar el pedido de endeudamiento por 200 millones de dólares que había solicitado la gestión Fein al Concejo.

El escenario para este 2017 parece más complejo para la Intendencia, que ya anunció su intención de insistir con la iniciativa. Ahora se le sumó una voz disidente dentro de la coalición oficialista.

Según Rosúa, "hay que hacerle cambios a la propuesta del Ejecutivo para no desaprovechar la oportunidad que se abre. Argentina salió del default, arregló con los holdouts, volvió al mercado internacional de capitales y las tasas son relativamente bajas".

En ese marco, el referente de la UCR local señaló que el oficialismo "confundió el camino de la negociación, se incluyó el refinanciamiento del déficit en lugar de consensuar con todos los bloques un gran plan de infraestructura para la ciudad. Se negoció con cada bloque y cada uno pidió una obra distinta".

Rosúa consideró que "la deuda pública debe tomarse para financiar obras de infraestructura. Por un lado, las generaciones que van a pagar el crédito son las mismas que van a disfrutar de esas obras terminadas. Y además, porque bien o mal terminamos generando una política anticíclica que en este momento de recesión inyecta recursos a la obra pública y genera puestos de trabajo".

En ese sentido, el referente del radicalismo remarcó que "el ciento por ciento del crédito debe ir a obra y no a cancelar pasivos que el gobierno municipal fue generando año a año".

"Sólo voy acompañar el proyecto de endeudamiento bajo estas condiciones", avisó. "Todo el crédito debe ir a obra pública y no el 17 por ciento para refinanciar el déficit y el 10 por ciento para capitalizar el Banco Municipal. Además se deben habilitar mecanismos de control, un fondo fiduciario coadministrado por el Concejo".

El edil radical aclaró que su posición ya fue planteada en el interbloque del Frente. "El diálogo en el Concejo dentro del Frente es muy fluido, se lo hemos planteado a los concejales del socialismo y hemos tenido algunos debates. el problema es con el Ejecutivo, donde hace más de un año que el diálogo es casi nulo, no hay ámbitos de discusión interna".

Para Rosúa, "se hace muy difícil la relación política y por eso se cometen los errores de gestión que estamos viendo. Por eso el ex subsecretario de Gobierno, (el radical) Claudio Díaz, renunció hace seis meses cuando le vaciaron de contenido su área. Todo esto lleva a replantearnos nuestra permanencia en la gestión municipal".

Y remató: "Vamos a seguir en el Frente, no sabemos si en la gestión municipal, porque no queremos ser ni ñoquis ni convidados de piedra. Pero en las elecciones de octubre, por estas diferencias, vamos a ir como UCR autónoma, fuera del Frente. Después acompañaremos de manera constructiva".

Comentarios