La ciudad
Miércoles 28 de Junio de 2017

El juez Leiva decidió la exhumación del cadáver de la bibliotecaria

El magistrado tomó la determinación ante el planteo y los reclamos de los querellantes y las críticas sobre el examen forense anterior.

El juez penal Carlos Leiva ordenó la exhumación del cadáver de María de los Angeles Paris, la bibliotecaria que murió en un cuarto de la comisaría 10ª, a fin de que se realice una nueva autopsia. El magistrado adoptó tal decisión frente al planteo de los querellantes del caso que cuestionan el examen forense realizado por un médico del Instituto Médico Legal de Rosario (IML) quien dictaminó que la muerte de la mujer de 46 años, ocurrida la noche del pasado 3 de mayo en la seccional de barrio Alberdi, no reconoce causas violentas.

   Los abogados que representan a la familia de María de los Angeles denunciaron a este médico legista para que no vuelva a intervenir en el caso. En la audiencia celebrada el lunes en Tribunales se leyó un informe preliminar de un médico forense de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), órgano perteneciente a la Procuración General de la Nación, en cuyas conclusiones sobresalen dos planteos: que las lesiones descriptas en la autopsia no tienen entidad para ser causa de muerte y que una nueva no aportaría más elementos de juicio en virtud del estado de la transformación cadavérica.

   No obstante para despejar cualquier duda en relación a este controvertido caso Leiva ordenó que se exhume el cuerpo, se lo remita al IML para su conservación hasta que se realice una nueva autopsia. El juez no determinó quien debe encargarse de esa práctica forense. Solamente indicó que se comunique su decisión al Ministerio Público de la Acusación (Fiscalías) a fin de que disponga las diligencias pertinentes.

   El abogado querellante Sebastián Sansevich declaró ayer que la familia Paris "denunció penalmente al médico que intervino en la autopsia en virtud de varias irregularidades. El informe que elaboró era muy escandaloso. Entonces con Erica Salazar, quien fue aceptada como querellante, denunciamos penalmente al médico. Si había una nueva autopsia, esta persona no podía volver a intervenir porque era un mamarracho lo que hizo".

   Ese planteo no es compartido por el fiscal de Homicidios Dolosos Luis Schiappa Pietra que, no obstante, no puso reparos en que se haga una nueva autopsia. Un encargado de la fiscalía leyó en la audiencia un informe de la Procuvin, un órgano ajeno a la Justicia Provincial, que examinó las objeciones de los querellantes a la autopsia realizada por el médico La autopsia que firma el médico Lucas Kuverling del IML quien como causa de muerte señaló: "Aparece a prima facie como muerte natural. Paro cardiorrespiratorio de causa indeterminada".

Sin lesiones  

El forense de la Procuvín Luis Alberto Bosio analizó los cuestionamientos. En primer lugar la querella decía que no se medían ni describían las lesiones externas o internas de la bibliotecaria y que no se habían enviado a estudio anatomopatológico biopsias. "Dado el tiempo transcurrido la transformación cadavérica (putrefacción avanzada) imposibilita la realización actual de dichas observaciones y estudios", indicó Bosio. También indicó que "al momento de la autopsia se enviaron a biopsias de piel a Anaotomía Patológica para su evaluación y en las fotografías se observa la toma de las mismas.

   Entre otros reproches los querellantes destacaron otras omisiones que, para Bosio, no se resolverían con una nueva autopsia. También cuestionan por inexacto que se haya aplicado el Protocolo de Minnesota, que es un modelo de la ONU para la investigación legal de ejecuciones extralegales, arbitrarias y sumarias. "La inspección del dorso y las extremidades es absolutamente superficial e insuficiente para evaluar la existencia de lesiones en planos musculares por accionar de terceros. No existe estudio complementario radiológico ni odontológico forense".

Sin justificación   

Según se leyó en la audiencia del lunes, a estos planteos el forense Bosio respondió que "en las fotografías remitidas se observa la realización de incisiones para ver la profundidad de las lesiones". También indica que una reautopsia no corregiría la falta de aplicación de dicho protocolo. "La falta de estudio radiológico y dado los hallazgos mencionados en la autopsia no justificaría una reautopsia". El examen odontológico, agregó, no aportaría nuevos elementos para determinar la causa de muerte.

   El médico Bosio de Procuvin sí indicó que debe realizarse un examen toxicológico completo de María de los Angeles, recabarse sus antecedentes médicos e historia clínica y solicitar se informe si recibió maniobras básicas o avanzadas de resucitación cardio pulmonar en sus últimos momentos de vida.


Comentarios