La ciudad
Viernes 05 de Mayo de 2017

El juego de la Ballena Azul eleva el alerta en las escuelas santafesinas

Educación pide no entrar en la "lógica de reproducción" de ese riesgoso "tema de moda" para no banalizar sus posibles efectos.

El juego calificado de "suicida" que responde internacionalmente al nombre de Ballena Azul ya ha comenzado a cobrarse víctimas (hasta ayer no mortales) en Argentina y obviamente eleva los niveles de alerta en el sistema educativo de Santa Fe. En la provincia todas las problemáticas relacionadas con la violencia, los consumos conflictivos, el acoso, el hostigamiento entre pares y otras conductas sociales de riesgo se abordan a partir del programa Lazos y otras dos instancias que promueven la comunicación: en las escuelas medias, las ruedas de convivencia; en las primarias, las rondas de palabras. En ninguno de esos espacios el juego apareció hasta ahora en forma explícita, aunque el Ministerio de Educación pidió a directivos, supervisores y consejos de convivencia estar "muy atentos". Eso, sin "caer en la reproducción de temas de moda, cuya lógica escondida parece pasar por la circulación de la violencia y el pánico".

De hecho, por estos días la Regional VI (que incluye a Rosario) ya instó a escuelas y supervisores a que estén especialmente "atentos" para detectar cualquier conducta extraña o alusión al juego de La Ballena Azul.

Sin embargo, hasta ahora el tema no ha aparecido en el diálogo con los chicos, adelantó ayer la titular de la Regional, Daiana Gallo Ambrosis. Esto es, ni en las Ruedas de Convivencia que se arman en las escuelas secundarias, ni en las Rondas de Palabras en las primarias

De hecho, el juego en cuestión —similar a los llamados "de rol"— parece haber nacido hace un par de años en Rusia, donde se le atribuyen unos 130 suicidios, y viene causando fuerte preocupación en todo el mundo.

No es para menos, ya que propone a sus participantes, la mayoría adolescentes, 50 desafíos que van in crescendo: desde pasar una noche entera viendo películas de terror, hasta autolesionarse y, finalmente, cometer suicidio. Su nombre deriva de uno de los retos que lanza: grabarse la imagen de un cetáceo en la piel con un cuchillo. Para participar, los jóvenes reciben un mensaje por grupo cerrado de whatsapp o Facebook.

En el país

En Argentina, hubo dos casos de chicos lesionados (una nena con cortes en los brazos en La Plata y un chico con un presunto intento de suicidio con pastillas en San Juan) que se ligaron, sin pruebas, con la participación en el siniestro juego.

Eso bastó para que la Fiscalía porteña, por ejemplo, lanzara consejos a los padres (ver aparte) y para que se elevaran los niveles de atención en la instituciones que trabajan con chicos y adolescentes en todo el país.

Santa Fe no fue la excepción, aunque con marcada cautela para "no caer en la lógica de reproducir una moda" como esa, de potencial riesgo para los chicos, explicó el director provincial de Gestión y Coordinación de Proyectos, Germán Falo.

"Nosotros tomamos muchos recaudos cuando aparecen estas modas porque parecen tener una lógica escondida, de pánico y control, y tratamos de no reproducirlas", adelantó.

En concreto, se procura no hablar "de temas de moda para no banalizar lo que es complejo", dijo Falo. Al contrario, se apunta a "causas profundas y a no fragmentar las problemáticas".

Por ejemplo, abordar la violencia en todas sus formas (aun la que vertebraría el juego de La Ballena Azul) y los consumos problemáticos, pero sobre todo haciendo eje en la "construcción de proyectos de vida".

Pese a resistirse a trivializar el tema entrando en la "lógica de la reproducción", Falo admitió que Educación está "alerta" y ya empezó a hablarlo con sus equipos especializados. Sin embargo, negó tener la menor noticia de que un alumno santafesino pueda estar participando del macabro juego.

Una similar postura esgrimió Gallo Ambrosis desde la delegación local al explicar que los "espacios de palabra" (las rondas escolares) abren la posibilidad a los chicos de expresar temores, deseos y conflictos.

"Les encanta hablar, están fascinados, la mayoría dice abiertamente lo que le pasa, lo que le preocupa, cuáles son sus sueños", contó. Y cuando en esos espacios aparece (o se presume) algún derecho vulnerado, intervienen los equipos socioeducativos y eventualmente se da intervención a la Justicia.

"Y ahora le prestamos atención a este fenómeno mundial", reconoció, para lo que desde la Regional se pidió a directivos y supervisores "levantar los niveles de alerta". Aun así, al igual que Falo, aseguró no tener "detectado" a ningún chico participando de La Ballena Azul.

Comentarios