La ciudad
Viernes 06 de Octubre de 2017

El joven que huyó tras el choque en que murió una nena podrá salir a trabajar

El juez le mantuvo la prisión preventiva sin plazo, pero con ciertas condiciones le permitirá sostener su empleo en un súper de zona sur

Gracias a la resolución de un juez de segunda instancia, el joven que el 18 de agosto pasado protagonizó un choque en Italia y Brandoni donde murió una nena de 8 años podrá gozar de salidas laborales, aunque permanecerá con prisión preventiva sin plazo. El magistrado concedió ayer el pedido elevado por la defensa de Pablo L., a condición de que el imputado acredite fehacientemente su empleo y haya lugar en la dependencia policial más cercana para alojarlo. El abogado que patrocina al conductor, Marcelo Argenti, se mostró "muy conforme" con la decisión judicial y confió en que la semana próxima habrá más novedades "favorables" a su cliente (ver aparte).

El siniestro que terminó con Pablo L. (32) imputado por homicidio culposo agravado por darse a la fuga y dejar abandonadas a las víctimas se produjo un viernes a la mañana temprano, cuando el joven se dirigía a su empleo en un supermercado de zona sur, el mismo al que ahora volverá a trabajar si se resuelven las condiciones exigidas por la Justicia.

Al llegar a la esquina de Italia y Brandoni manejando su Chevrolet Agile, Pablo L. embistió un Corsa que era conducido por Agustín Velázquez, de 19 años, quien llevaba a la escuela a sus hermanos Joel, Tadeo y Fiorela.

A consecuencia del violento impacto, el Corsa volcó y la nena, de 8 años, salió despedida y sufrió graves heridas en cráneo, rostro y costillas. De inmediato fue trasladada en otro coche particular al Hospital Roque Sáenz Peña, adonde llegó ya sin vida.

Pero apenas se produjo el choque, testigos del hecho (que además socorrieron a los hermanos de la nena) contaron que vieron a Pablo L. bajar del Agile, mirar la escena y, no obstante, reemprender camino sin brindar auxilio ni llamar a la policía.

Increíblemente, poco después el Agile fue encontrado por el Comando Radioeléctrico estacionado a no muchas cuadras del lugar, en Laprida al 3600, con la trompa ostensiblemente dañada. Su conductor había caminado desde ahí hasta el supermercado de San Martín y bulevar Seguí donde hacía de encargado. En ese sitio fue detenido.

Dos días después, el fiscal Walter Jurado imputó a Pablo L. de homicidio culposo agravado por la fuga y abandono de personas, y el juez Juan Andrés Donnola le dictó prisión preventiva efectiva sin plazo.

Detenido desde el principio

La defensa pidió infructuosamente la libertad del conductor y, ya negada esa chance, al menos que se le concediera arresto domiciliario. Tampoco lo logró.

Por eso, que ayer uno de los integrantes de la Sala II de la Cámara de Apelación en lo Penal, el juez José Luis Mascali, aceptara conceder al joven salidas laborales fue calificado como una medida "muy favorable" por Argenti.

Según fuentes del Ministerio Público de la Acusación, en esa última audiencia a Pablo L. se le "ratificó" en segunda instancia la prisión preventiva, pero a la vez se le otorgó salida laboral "con condiciones": acreditar el trabajo y encontrar lugar en una dependencia policial de la zona para ser alojado.

Recién cuando esos requisitos se cumplan, "se harán efectivas las salidas laborales por cinco horas", resolvió Mascali.

Sin embargo, luego el defensor explicó a La Capital que sólo le fue concedido ese lapso porque el supermercado donde el imputado volvería a trabajar funciona con horario cortado: entre las 8 y las 13, y de 16 a 20.

"Entonces, en caso de que el empleador certifique que acepta que mi defendido se quede adentro del local de 8 a 20, sin salir en el medio, el juez podría concederle el horario de trabajo completo", dijo Argenti, algo que el muchacho necesita por ser "sostén de sus padres mayores".

Lo cierto es que, por ahora, si acredita su puesto de trabajo y lugar para alojarse en una comisaría cercana a su trabajo, Pablo L. podrá empezar a gozar de salidas laborales.

Aguardan pericia accidentológica clave

El defensor del imputado del homicidio culposo agravado de Fiorela Velázquez, de 8 años, adelantó que el lunes próximo ya podrían estar llegando los resultados de una "pericia accidentológica clave" para determinar las responsabilidades en el choque, básicamente referida a la velocidad. El letrado, Marcelo Argenti, confió que ese informe podría terminar beneficiando a su cliente, Pablo L., de quien se sospechó que podía haber estado conduciendo a alta velocidad por las marcas de frenado que quedaron impresas sobre el pavimento.

Comentarios