La ciudad
Sábado 28 de Enero de 2017

El incidente más serio se dio en abril del año pasado en la costanera de San Lorenzo

No fue tragedia de milagro: hacía frío y estaba lluvioso. Ninguna potencial víctima estaba paseando por el lugar.

Un historial de desprendimientos y pequeños derrumbes acompañaron al 2016. Los más persistentes se dieron en Costa Alta y la Rambla Catalunya. El más importante, sin embargo, fue en San Lorenzo, cuando se desmoronó una parte del muelle y paseo histórico de la ciudad.

El recuento de incidentes por la poco común crecida del Paraná tiene su epicentro en lo sucedido en la localidad vecina. Las crónicas de abril de 2016 recuerdan que un lunes por la noche cedieron unos 40 metros lineales de calle y 80 de vereda, una escalinata entera y un importante volumen de barranca. No fue tragedia de milagro: hacía frío y estaba lluvioso. Ninguna potencial víctima estaba paseando por el lugar.

La estructura de cemento se había inaugurado el 15 de marzo de 2009 y si bien sostuvieron que durante la construcción todas las inclemencias del río y el clima estaban previstas, fueron éstas las causas que se le adjudicaron al desastre. "Socavamiento a causa de la crecida del Paraná, el oleaje de los barcos y la lluvia que desprendió la barranca", consideraron en su momento funcionarios municipales y provinciales. Lo mismo que ahora intenta prevenir la Municipalidad de Rosario.

Comentarios