Paso 2017
Domingo 13 de Agosto de 2017

El impredecible voto de las Paso y los concejales eternos

Con su voto definirán las listas de quienes disputarán las elecciones legislativas generales de octubre.

Después de una campaña que se hizo eterna y en la que cientos de candidatos aparecieron hasta el hartazgo por cuanto recóndito sector urbano, espacio en medio de comunicación y video en redes sociales pudieron, los rosarinos irán hoy finalmente a las urnas. Con su voto definirán las listas de quienes disputarán las elecciones legislativas generales de octubre.

Un interrogante de los tantos que hay por estas horas sobre estas elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) es qué cantidad de gente irá a votar. El antecedente más cercano son las Paso de 2015, en la que los votantes no llegaron al 60 por ciento del padrón.

La jornada sin dudas servirá como una gran encuesta para que, fundamentalmente los partidos que ejercen niveles ejecutivos, puedan percibir el nivel de aceptación que están teniendo sus acciones de gobierno.

Estas Paso definirán en Rosario las listas de concejales que pugnarán por las 13 bancas que se renovarán en el Palacio Vasallo en octubre. Hoy el Concejo está por demás de fragmentado (tiene 18 bloques) y al Frente Progresista se le ha vuelto muy engorroso tejer alianzas para avanzar con los proyectos que motoriza la administración Fein.

De los 13 concejales que ponen en juego sus bancas, cinco son del Frente Progresista. O lo eran, porque allí hay dos (Daniela León y Martín Rosúa) que se abrieron e irán por la reelección por fuera del arco político que gobierna esta ciudad desde hace más de dos décadas.

El archivo indica que poder predecir qué sucederá con el electorado en las generales teniendo en cuenta su voto en las primarias es complejo. Basta con ver lo que sucedió en las internas de 2015 para conocer que el sufragio es volátil: en las Paso puede estar en un sector y migrar a otro en las generales.

Hay que tener en cuenta que en 2015 en las generales también se votaron cargos ejecutivos, fue la elección en la que Miguel Lifschitz se consagró gobernador por 1.500 votos de diferencia con Miguel Del Sel. Un dato no menor ya que este tipo de elecciones dista de parecerse a una meramente legislativa como la que se vivirá este año.

Salvada esa diferencia, el análisis del comportamiento del electorado es bastante interesante.

En comparación

Por ejemplo, el Frente Progresista, que en 2015 fue a internas con nueve listas, sacó entre todas 144 mil votos, que bajaron a 125 mil en las generales. Dentro de esta interna el más votado fue Horacio Ghirardi (37,8 por ciento, 54.521 votos), seguido muy de cerca por María Eugenia Schmuck (26,5 por ciento, 38.225 votos).

Por esos días Schmuck era la candidata del sector radical de Pablo Javkin. Los 38 mil votos que ella aportó en la interna fueron importantes en las generales, ya que sin dudas le dieron un espaldarazo a Mónica Fein para lograr su exiguo triunfo sobre la macrista Anita Martínez y ser reelecta.

Meses después el socialismo no fue tan agradecido con Schmuck, a la que no apoyó cuando intentó ser presidenta del Concejo. Las espadas políticas de Fein avalaron la candidatura de Daniela León, quien por estas horas rompió con el Frente e intentará renovar su banca por sexto mandato consecutivo, ahora bajo el ala del massismo. Curiosidades de la política, donde las lealtades son bastante complejas de entender.

Notable fue la migración de votos hacia el PRO entre las Paso y las generales de 2015. Si bien el partido del presidente Macri no tenía internas ese año en Rosario, Gabriel Chumpitaz cosechó 52.757 votos, que treparon a 110 mil en las generales.

El peronismo, en tanto, que ya en 2015 también mostraba más vertientes que los riachos de Córdoba, lograba en aquellas Paso casi los mismos votos que en las generales: cerca de 86 mil.

La sorpresa por entonces la dio Ciudad Futura, que en las Paso, y con Juan Monteverde como cabeza de lista, sacó 20 mil votos que treparon a cerca de 90 mil en las generales, lo que le permitió ingresar tres concejales.

Habrá que ver ahora si la historia de este sector político se repite. Acaso lo sucedido con Ciudad Futura sea el ejemplo más palmario de lo volátil que puede ser el voto entre las Paso y las generales.

Debate pendiente

Algo es seguro, el hecho que de las 13 bancas que se renuevan, ocho sean pretendidas por concejales que ya están en el Palacio Vasallo abre las puertas a preguntarse hasta qué punto es positivo que haya políticos que superen una década en esta función legislativa.

¿No será tiempo de limitar las reelecciones eternas de concejales? Hay uno que estuvo 24 años en el Palacio Vasallo. Es decir, hay jóvenes que irán a votar hoy que aún no habían nacido cuando este hombre ya estaba en el Concejo. En fin, parece algo excesivo. Como el gasto que insumen estas Paso.

Comentarios