La ciudad
Martes 25 de Abril de 2017

"El hospital solo no puede prevenir el maltrato doméstico"

El director del Eva Perón, Ariel Giménez, bregó por un trabajo conjunto con escuelas y Ong's. El domingo llegó allí un bebé que murió horas después

El fallecimiento de un bebé de seis meses, presumiblemente víctima de agresión, volvió a encender una alarma entre los profesionales del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria donde estos casos se repiten con "una frecuencia afortunadamente baja, pero regular", tal cual lo admitió el director de ese efector, Ariel Giménez. El profesional advirtió que en las guardias médicas se trabaja sobre la consecuencias de situaciones de violencia doméstica y maltrato infantil y reclamó que centros de salud, escuelas y organizaciones de la comunidad "se involucren en la prevención de esta problemática".

El Eva Perón es el hospital provincial de referencia para toda la zona norte de la ciudad y las localidades del cordón industrial. Por la guardia del efector de Granadero Baigorria se concretan diariamente un promedio de 120 consultas relacionadas con adultos y entre 50 y 60 atenciones pediátricas. Un promedio teórico que varía según la época y estación del año.

Hasta el centro asistencial llegaron el domingo, bien temprano, los familiares de Matías A, un bebé de seis meses con un fuerte traumatismo de cráneo. Frente a la gravedad del caso, los profesionales de la guardia decidieron derivarlos al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, pero también sospecharon de que las lesiones que presentaba el menor no se correspondían con el relato de los adultos sobre cómo se habían producido.

La mamá del bebé, una joven de 23 años, y su pareja fueron detenidos mientras avanzaba la investigación por el fallecimiento del menor. Aunque ayer la fiscalía ordenó la liberación de la mujer (ver aparte).

En el Eva Perón no hay estadísticas sobre la cantidad de casos de menores que llegan a la guardia con lesiones presuntamente ocasionadas por maltrato o agresiones.

Giménez señaló que si bien "son casos que se repiten y movilizan mucho a la comunidad", como motivo de consulta quedan asentados los cuadros clínicos.

Sí existen desde hace algunos años protocolos de actuación específicos para detectar cualquier hecho de violencia o sospecha de maltrato, en los que están entrenados los uniformados del destacamento policial del hospital, el personal administrativo y los equipos de médicos y enfermeros de la guardia.

Protocolos y redes

El problema, apuntó, "es que el hospital solo no puede prevenir estas situaciones. En una guardia de urgencias se desconoce el historial del paciente y uno actúa con la demanda que se presenta en ese instante, sí podemos articular cuando se repiten estos episodios, ahí si tenemos una herramienta desde la guardia para prestar atención y prevenir casos graves como este".

Por eso, consideró necesario "movilizar" a los centros de salud, a escuelas y organizaciones de la comunidad "para seguir hablando de estos temas e involucrarnos. Porque es difícil, desde una guardia de urgencias, prevenir estos casos".

Giménez destacó que "todo el hospital hace un esfuerzo muy grande para acompañar a la comunidad y la demanda de la población, para tener la tecnología adecuada y el personal capacitado para responder a todo esto".

Lo que incluye también ponerle el pecho a problemáticas que exceden lo estrictamente médico, por ejemplo abordar problemáticas relacionadas con la violencia o poder detectar situaciones de maltrato hacia los niños. Para Giménez, se trata de todo un desafío. "Son temas que atraviesan a la sociedad en sí y desde hace tiempo estamos en constante diálogo con la Municipalidad, juzgados, defensorías, los ministerios de Seguridad y de Justicia y diferentes ONG que nos pueden acompañar en este trabajo. Esto nos ha permitido articular muchas herramientas para poder contener no sólo a los usuarios del sistema de salud, sino también a los profesionales", consideró.

Comentarios