La ciudad
Domingo 28 de Agosto de 2016

El Hospital Roque Sáenz Peña celebró su 83º aniversario

Se trata de uno de los hospitales más antiguos —fundado como Hospital de Crónicos en 1923—, y pionero en sumar prácticas inéditas a la salud pública.

Mientras avanza la construcción de su nueva maternidad y convertido en un hospital de referencia en el sur de la ciudad por el que pasan mensualmente casi 13 mil pacientes, el Roque Sáenz Peña celebró esta semana su 83er. aniversario. "Estos años significan la vitalidad de un niño que todos los días mantiene sus puertas abiertas durante las 24 horas y que intenta resolver de la mejor manera los problemas de salud de los vecinos", manifestó el director, Matías Vidal, y destacó la labor de sus 580 empleados.

   No exento de conflictos, ya que el caudal de pacientes que pasan por la guardia más de una vez desembocan en situaciones de tensión y violencia, atiende una demanda que incluye el sur metropolitano de Rosario, mientras permanece frenada la obra del Hospital Regional Sur. Una situación que meses atrás llevó tanto a empleados y médicos como a vecinos y pacientes a llevar adelante un abrazo solidario al edificio histórico del efector.

   Se trata de uno de los hospitales más antiguos —fundado como Hospital de Crónicos en 1923—, y pionero en sumar prácticas inéditas a la salud pública.

   Allí se enmarca su maternidad, referente en prácticas de parto respetado y de maternidades seguras y centradas en la familia. Un espacio que actualmente se está construyendo a nuevo , con una superficie de 650 metros cuadrados y una inversión de 16 millones de pesos.

   Además, es referente local en el Banco de Sangre de Cordón Umbilical (SCU), donde se recepcionan las unidades de SCU donadas en otras maternidades de la ciudad y las colectadas a distancia de diferentes puntos del país.

   En 2012 la red de efectores municipales de salud se incorporó como miembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables, comprometiéndose al trabajo en liderazgo, residuos, químicos y energía, y allí el Roque Sáenz Peña fue uno de los primeros en sumarse.

   Y paralelamente, desarrolla el espacio cultural El Puente, un dispositivo sustituto en salud mental que funciona desde 2007; y cuenta con talleres audiovisuales, de comunicación, teatro, lectura y escritura, construcción de objetos, pintura, cine, técnicas corporales, percusión y alfabetización.


Comentarios