La ciudad
Miércoles 29 de Marzo de 2017

El hombre salvado de morir por su gata desató gran solidaridad

Recibió muchas donaciones para poder afrontar este difícil trance. Sólo le faltaría dinero para poder techar la planta alta donde realiza compostura de calzado

Otra vez la solidaridad surgió como un valor agregado que exhiben con nobleza los rosarinos cuando las circunstancias reclaman actos de esa índole. En esta ocasión, un hombre al que se le incendió su vivienda en la madrugada del lunes, en la zona de Rueda y Ovidio Lagos, y salvó su vida gracias a la intervención de su gata Loli, recibió gran cantidad de donaciones que le están permitiendo enfrentar este trance de adversidad y complicaciones con el apoyo de aquellos que se conmovieron con la trascendencia mediática del caso, y el papel protagónico que asumió heroicamente el animal que despertó a su dueño cuando las llamas invadían la casa.

El día después del incendio mostró uno de los costados más representativos del perfil rosarino, ese que suele aflorar cuando la angustia y la aflicción parecen cerrar otros caminos. Ayer, Eduardo Tambasia, quien vive junto a hermano José Luis y su cuñada, comprobó en primera persona la generosa respuesta que nace de la ciudadanía local en este tipo de situaciones problemáticas.

"Después de las notas en los medios locales, la respuesta de la gente fue increíble. Estamos muy agradecidos", destacó José Luis, quien contó que en pocas horas le llegaron "mercadería de todo tipo, alimentos, muchos muebles, una cajonera, una cocina, una heladera con freezer, y con eso se nos armó la casa de nuevo".

Y agregó: "La verdad es que no queremos que manden cosas de más, porque no queremos abusar de la gente, que se ha portado muy bien con nosotros".

El hombre recordó que durante el incendio se le quemaron 17 mil pesos que tenían ahorrados, y comentó que ayer le acercaron un poco de dinero. "Lo usamos para pagar los ocho volquetes que se necesitaron para limpiar el lugar. La Municipalidad nos prometió que iba conseguir volquetes, pero nosotros los necesitábamos ahora", enfatizó.

Al momento de precisar los elementos que están necesitando, José Luis confió: "Ahora necesitamos toallones, cortinas, microondas, un inodoro, pero lo que más necesitamos es que nos ayuden a techar la parte de arriba de la casa, ya que ahí tenía el taller donde arreglo calzados y se me quemó todo. Necesito que eso esté cerrado para poder volver a trabajar ahí".

Y recordó que "con las tareas de compostura de calzado lo mantengo a Eduardo, porque él está operado del riñón, y va a diálisis martes, jueves, y sábados. El es soltero y no puede estar solo. Le tenemos que preparar comidas especiales, y teníamos un freezer completo para guardar las viandas que necesita".

El hombre apuntó que más que los materiales, necesita dinero ya que no posee los conocimientos constructivos para realizar un techo nuevo. "Como yo no sé colocarlo, pedí dinero para que alguien pueda hacer el techo, y apuntalar las paredes", sostuvo.

Y subrayó: "Lo más importante es poder volver a usar el taller en la planta alta, porque ahora no tengo cómo generar plata, y afrontar los gastos mensuales que siempre hay".

Acercaron más de 14 kilos de alimentos para el animal

La gata Loli, la heroína de esta historia, que salvó a Eduardo cuando el fuego se apoderaba de todo, también recibió donaciones. "Ella está excelente", remarcó José Luis, quien además contó que "un veterinario se ofreció, la revisó y la encontró en buenas condiciones. Y también nos llamaron del equipo del doctor (Carlos) Cossia y nos dieron 14 kilos de alimentos".

En relación a otras donaciones, el hombre comentó que "mañana (por hoy) nos traen de Arroyo Seco, cemento, y gomas. Un fabricante me ofreció dos máquinas e hilo para que pueda arrancar las tareas de arreglo de calzados. Otros colegas me ofrecieron espacio en otros talleres hasta que me pueda acomodar. Lo de la gente fue increíble".

Para acercar donaciones: pasaje Lisboa 2930 (altura Rueda al 2900) o al 433-3059.

Comentarios