Accidente en la ruta 33
Sábado 25 de Febrero de 2017

El Heca, epicentro del desesperado intento de hallar a las víctimas con vida

Allí se brindó la información oficial sobre el funcionamiento del operativo que se llevó a cabo entre la provincia y el municipio

Alberto había hablado con su esposa Cintia Albornoz a las 10.26 y así lo registró su teléfono. "A esa hora me dijo que estaba saliendo de Zavalla", dijo el hombre, parado en la puerta de la guardia del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), donde esperaba que le confirmaran si una de las dos mujeres que aún estaban sin identificar en el área de terapia intensiva era su mujer, de 38 años. El hombre le dio a los médicos los datos físicos de su esposa para ver si coincidían, pero el nombre no estaba en la lista de heridos. Horas más tarde, confirmaría que había fallecido. "Ya no sé dónde buscar", llegó a decir entre el shock y la resignación.

La búsqueda de Alberto ayer fue la de muchos familiares que, desde antes del mediodía, cuando la noticia del accidente en la ruta 33 no dejaba de replicarse, circularon por los hospitales públicos de la ciudad y que incluso horas más tarde, cuando no se confirmaba la lista de fallecidos, también alcanzaron las redes sociales. Algunos tuvieron certezas sobre qué había pasado con familiares y amigos pasadas las 14, cuando las autoridades sanitarias dieron a conocer la lista detallada de los 34 lesionados trasladados desde el lugar del hecho a los efectores.

El ministro de Salud provincial, Miguel González, y el titular del área municipal, Leonardo Caruana, fueron quienes detallaron la información oficial sobre el funcionamiento del operativo que coordinadamente se llevó adelante una vez activado lo que llamaron "protocolo de catástrofes".

Una veintena de ambulancias evacuaron del lugar del siniestro a 34 personas, que en todos los casos llegaron a los diferentes hospitales con vida y de las cuales seis eran pacientes de gravedad que requirieron ser internados en cuidados intensivos —dos en el Heca, dos en el Provincial y otros dos en el Centenario—.

Por hospital

El Heca fue desde los primeros minutos del operativo un ir y venir de ambulancias, y recibió un total de 10 personas. De esa decena, dos tenían heridas graves, estaban en el sector de terapia intensiva con asistencia mecánica respiratoria y eran dos mujeres —de 25 y 35 años aproximadamente—. Si bien ingresaron como NN, horas después ambas fueron identificadas como María Belén Genga y Giannela Fernández.

Los hospitales Centenario y Provincial, en los dos casos, recibieron un total de 7 heridos cada uno, y en cuanto al Eva Perón, en Granadero Baigorria, fueron tres los ingresados. En la órbita municipal, el Carrasco también recibió a 4 de las víctimas, y el Policlínico Pami II alojó a una mujer. Más cerca del lugar del hecho, al hospital de Casilda habían sido derivadas otras dos personas.

"La mayoría de los heridos, salvo los de gravedad, son pacientes con politraumatismo y escoriaciones, lesiones leves y moderadas, y fracturas que requieren atención, pero donde hay riesgo de vida", indicó el secretario municipal, en tanto agregó que "de los seis críticos, algunos se encuentran con asistencia respiratoria y a otros se les está haciendo diagnóstico por imágenes, pero todos están en terapia y hay que esperar la evolución de las primeras 24 horas".

La incertidumbre

En las primeras horas de la tarde cuando el ministro González dio por "terminando el período de evacuación de heridos" y el listado de las 34 personas estuvo disponible en todos los efectores de salud, los familiares y amigos de quienes viajaban en los micros entraban y salían en busca de información.

En el Clemente Alvarez, a familiares directos se les permitía el acceso, pero se los mantuvo en el primer piso y sólo a ellos se les otorgó información y acceso a los pacientes. "Tenemos una amiga, no sabemos mucho, sólo que está fuera de peligro, pero no la pudimos ver porque no somos de la familia", contó una joven.

En busca de información sobre Andrea Ditler, una odontóloga que viajaba de Rosario a Zavalla, llegó uno de sus amigos. "Está acá, me dicen que está bien, pero no mucho más", indicó el hombre que arribó al ingreso de la guardia, sobre Crespo.

Otros, como una mujer que buscaba a su mamá, tuvo menos suerte y salió sin información y para continuar su búsqueda en otros efectores.

Tanto en el lugar del hecho, a pocos kilómetros de Rosario, como en cada uno de los hospitales, las autoridades sanitarias indicaron que trabajaron equipos de salud mental para acompañar a los familiares de los heridos, así como también estaba previsto lo mismo en el Instituto Médico Legal, el lugar donde quienes no tuvieron certezas en los hospitales fueron en busca de la peor de las noticias.

búsquedas desesperadas . Los familiares rastrillaron por todos los efectores de salud.

Comentarios