La ciudad
Lunes 08 de Mayo de 2017

El endeudamiento reaviva el debate en el Concejo Municipal

El gobernador habló de "mezquindad" de quienes niegan el financiamiento de obras. La oposición salió al cruce: "ser cauteloso es algo distinto".

Las fuertes críticas del gobernador Miguel Lifschitz y la movilización del jueves de entidades empresariales y gremiales que avalan el endeudamiento municipal por 200 millones de dólares reavivaron el debate entre las bancas del Palacio Vasallo. El arco opositor le pidió "responsabilidad" al socialismo y hasta devolvió gentilezas. "Los mezquinos son ellos que no dan precisiones", criticaron y aseguraron "no tenerle miedo a una deuda en dólares, sino a la intendenta Mónica Fein". Sin embargo, las espadas oficialistas salieron a poner paños frios: "Vamos a llegar a un acuerdo mayoritario", aseguró Horacio Ghirardi.

El jueves pasado una estruendosa marcha alteró el ritmo del Concejo Municipal. Obreros de la construcción, referentes del rubro, la Bolsa de Comercio y la Bancaria, entre otros, respaldaron el proyecto de Fein de solicitar 200 millones de dólares para obra pública, capitalizar el Banco Municipal y celebrar un acuerdo con la provincia para sanear las cuentas de corto plazo de la administración municipal.

Un día después, el gobernador Lifschitz se metió en el debate y casi como un deja vú de su época como jefe comunal consideró "una mezquindad negarle a Rosario poder realizar obras". Es más, el titular de la Casa Gris aseguró que la cifra del futuro empréstito "resulta razonable y éste es un momento para endeudarse en dólares".

Para argumentar a favor, Lifschitz citó el caso de otras provincias que toman crédito para financiar el gasto corriente y pasivo, pero en Rosario "este financiamiento es para obras muy importantes que van a mejorar la calidad de vida de los rosarinos", afirmó.

El tema fue sumando volumen en la agenda parlamentaria, cuando el socialismo debe ir a la pesca de 19 voluntades para aprobar el pedido de Fein. Una tarea titánica a dos semanas del comienzo "oficial" de la campaña electoral para el recambio legislativo. Todo ello en un tablero con 18 bloques (13 de ellos unipersonales). En este escenario las espadas socialistas deben obtener un resultado distinto al rechazo que cosechó la primera iniciativa de Fein a fin del año pasado. El objetivo es el mismo: lograr 19 manos alzadas de 28 ediles que componen las bancas del Concejo Municipal.

"Dice que somos mezquinos. El gobernador es un irresponsable. Cuando uno se endeuda en nombre de los vecinos debe ser responsable. A mí no me preocupa pedir un crédito, le tengo miedo a Mónica Fein", dijo el edil justicialista Diego Giuliano al aclarar que "no se debe confundir mezquindad con cautela".

El concejal también consideró que ya no son 200 millones de dólares "sino 290 millones porque se le agregaron un catálogo de obras que da esta suma" para luego exigir que un consorcio conformado por privados e instituciones administre y controle las obras que se proyecta ejecutar.

"Durante los 27 años de gobierno socialista, el Concejo tuvo una actitud responsable sin mezquindades. No estamos de acuerdo con la deuda y lo expresamos. Dicen que van a hacer proyectos que estaban en el plan urbano 2007-2017 y todavía no ejecutaron. ¿Con qué recaudación vamos a pagar el préstamo, con una que tenga mayor presión impositiva?", se preguntó el concejal Osvaldo Miatello.

En relación a la presencia de instituciones que avalaron el pedido de Fein el jueves en el Concejo, el justicialista criticó "la metodología del apriete, donde se presiona un día y después al otro aparecen las declaraciones del gobernador".

Otra voz opositora también insistió con sus reparos. "No tenemos certeza de una deuda en dólares, no sabemos a qué tasa, no es algo específico como los proyectos del Plan Hábitat que financió el BID. Hay muchas obras que son un título pero no se profundizan y además se beneficia con grandes montos al Centro Comercial a Cielo Abierto de Pichincha, que ya tiene infraestructura del Estado", se explayó la kirchnerista Norma López para retrucar: "La mezquindad viene del socialismo, que no nos dice cómo vamos a hipotecar las arcas municipales".

La referente del Frente para la Victoria, criticó también la presencia ante la comisión de Labor Parlamentaria del jueves pasado de referentes privados que avalan el pedido. López lo tildó de "un estilo de apriete institucional coqueto por parte de la intendenta".

Comentarios