La ciudad
Domingo 14 de Mayo de 2017

El derrotero de un grupo de vecinos en la Justicia

Joaquín Castellanos vive a dos casas del terreno de Anchoris al 1900, donde ya se alza una antena de telefonía que, si bien los vecinos evitaron su conexión, hace varios años les "quita el sueño", dice el propio Joaquín. "Fuimos a la Justicia para que nadie pase por lo que pasamos, para que ninguna empresa instale un artefacto del modo que lo hicieron acá: sin información ni discusión previa, a escondidas", planteó el vecino, que esta semana acompañó en Tribunales la presentación de un recurso en el marco de la ley 10.000 contra el municipio para que se ordene el retiro de la antena.

Joaquín Castellanos vive a dos casas del terreno de Anchoris al 1900, donde ya se alza una antena de telefonía que, si bien los vecinos evitaron su conexión, hace varios años les "quita el sueño", dice el propio Joaquín. "Fuimos a la Justicia para que nadie pase por lo que pasamos, para que ninguna empresa instale un artefacto del modo que lo hicieron acá: sin información ni discusión previa, a escondidas", planteó el vecino, que esta semana acompañó en Tribunales la presentación de un recurso en el marco de la ley 10.000 contra el municipio para que se ordene el retiro de la antena.

La esquina donde se levanta el monoposte solía ser una plazoleta, incluso con juegos infantiles, a pocas cuadras de Villa Hortensia. En 2015, el lugar apareció cercado, algo que no inquietó a los vecinos y parecía "normal si el terreno tenía dueño", indicó Joaquín. Sin embargo, el tejido pasó a ser una construcción de paredes de unos tres metros de altura que se levantó "sin habilitación", según pudieron saber.

Un año más tarde aparecieron máquinas y trabajos "en horarios poco frecuentes, hasta de madrugada", recordaron, y señaló que "a la hora de conseguir información sobre qué estaba pasando allí y que era pública, fue un calvario y terminamos en el Concejo Municipal para poder saber de qué se trataba".

Con tanta insistencia, fueron convocados a una reunión en el Distrito Norte, donde sólo se les informó que la instalación de la antena ya estaba aprobada, al igual que el estudio de factibilidad aprobado. "Todo eso, sin hacer una sola consulta a los vecinos", insistió.

Por eso, patrocinados por el ex concejal justicialista Roberto Sukerman, los vecinos fueron a la Justicia para dejar en claro que "hay parámetros de la ordenanza vigente que no se cumplen, incluso el monoposte se levanta a sólo tres metros de la vereda por donde camina la gente", planteó Joaquín, quien reclamó su "derecho a ser notificado, sobre todo en una ciudad que se dice el reino de la participación ciudadana".

Aunque no darán marcha atrás con la presentación judicial, adelantaron que fueron nuevamente convocados a Villa Hortensia para el jueves próximo. "Estimamos que nos darán detalles de la habilitación", indicó Joaquín, pero aclaró de inmediato que "el proceso judicial seguirá" en el edificio de Balcarce al 1600.

Comentarios