La ciudad
Sábado 23 de Septiembre de 2017

El Defensor del Pueblo de Colombia disertó en Rosario sobre la paz

"Defender la paz es defender al pueblo, y eso es lo que estamos haciendo desde una Defensoría de territorio, atendiendo a comunidades indígenas y campesinas".

"Defender la paz es defender al pueblo, y eso es lo que estamos haciendo desde una Defensoría de territorio, atendiendo a comunidades indígenas y campesinas". Con estas palabras, Carlos Alfonso Negret Mosquera, asumió un año atrás como titular de la Defensoría del Pueblo de Colombia. Y fueron también el eje en sus presentaciones en Rosario y Santa Fe, donde llegó para prologar el XIV Congreso Mundial de Mediación, Argentina 2018.

Abogado, especializado en Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Negret Mosquera disertó en distintos espacios en la capital provincial y en Rosario. Sus presentaciones incluyeron Construyendo la Paz, una jornada preparatoria para la cumbre del año próximo, que se realizó en Parque España. En sus disertaciones el funcionario expuso sobre la realidad de su país.

"Vamos muy bien con el proceso de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), con el LN (Ejército de Liberación Nacional) estamos en los primeros pasos en un proceso de pacificación y el Clan del Golfo, como no es una fuerza irregular sino una banda criminal, deberá primero someterse a la justicia para negociar colectivamente", aseguró.

Pero además de estos procesos de paz y los inconvenientes de no lograrlos, Negret Mosquera que llegó al país invitado por la Defensoría del Pueblo de Santa Fe, habló también de otros problemas de su país "como la migración masiva de venezolanos en Colombia y el alto cultivo de drogas ilícitas, sólo para nombrar dos temas en los que nos toca trabajar como sociedad".

Si la mirada se abre y el foco es el mundo, el Defensor del Pueblo colombiano fue categórico. "No está fácil la situación de Venezuela, a quienes hay que darles una mano para que tengas las angustias que están teniendo con una inflación galopante; ellos nos atendieron con los brazos abiertos cuando fue la bonanza petrolera".

El repaso internacional incluyó las "escaramuzas de Corea del Norte, que pueden pasar a mayores y consideró "una salida que no entendemos y tampoco respetamos porque hay canales diplomáticos que permiten trabajar y conversar" a las expresiones de Estados Unidos sobre ese país.

Deconstruir la violencia es una de las interpelaciones actuales, un doloroso aire de época. "Colombia vivió la guerra que estamos tratando de acabar, el Gobierno y las Farc, se sentaron a trabajar en eso y lo lograron".

¿Cómo fue cerrar ese círculo de violencia? "Una habilidad de ambas partes para lograr un bien superior que era una paz estable y duradera que se suscribió el año pasado, que está en etapa de implementación y sobre el que hay que trabajar", explicó. Las diligencias incluyen capacitación, educación y salud para quienes depusieron las armas.

Comentarios