La ciudad
Viernes 16 de Junio de 2017

El Concejo quiere regular espacios que enseñan circo y telas

Cada vez hay más demanda y lugares donde se practican estas actividades, que requieren buenos instructores y seguridad

En Rosario cada vez son más los chicos y jóvenes que practican acrobacias, disciplinas en altura y otras artes escénicas en el marco de lo que se conoce como "circo contemporáneo". Y como en la ciudad se multiplicaron los espacios públicos y privados que las ofrecen,el Concejo analiza aprobar una ordenanza para regularlos. El debate lo introduce un proyecto que presentaron los ediles radicales María Eugenia Schmuck y Sebastián Chale, por el que, entre otras cosas, se apunta a garantizar que los lugares estén habilitados, que al frente de la enseñanza haya instructores capacitados con medidas de seguridad adecuadas, y que quienes lo practican cuenten con certificados de salud.

"No es lo mismo caer de altura teniendo un colchón adecuado abajo que nada más que piso", afirmó un veterano instructor de tela, para recordar que esa diferencia puede traducirse, en extremo, entre "vida o muerte".

La regulación de los espacios que en la ciudad promueven y ofrecen la práctica de actividades ligadas al circo contemporáneo implicará habilitaciones específicas en algunos casos o la ampliación de rubros en otros —como clubes o escuelas de danza— que ya contaban con una habilitación, pero no para esas prácticas.

De hecho, los concejales recordaron que "el circo contemporáneo es un modelo artístico que comprende elementos del circo clásico y de las artes escénicas, dando lugar a nuevas expresiones artísticas que fusionan música, teatro, danzas, pantomima, acrobacias y gimnasia".

Entre las destrezas que figuran entre esas expresiones se cuentan las acrobacias aéreas (como la cada vez más popular tela, el trapecio, el aro, la lira, la cuerda lisa, la danza con arneses, entre otras) y las acrobacias de piso (como las de salto, parada de manos, saltos en cama elástica o en corredera, monociclo o malabares). Esas actividades se conjugan con la danza, el teatro, la mímica, la música y otras artes.

La oferta de talleres de cada disciplina deberá llevar aparejada sus correspondientes medidas de seguridad. Por ejemplo, para hacer acrobacias aéreas la altura mínima del lugar tendrá que ser de 5 metros, el punto de estar colgado en condiciones óptimas, los materiales sujetos a control por el desgaste y las distancias entre elementos (paredes, telas, cuerdas) no ser menores a tres metros. Y una herramienta indispensable para mitigar posibles lesiones son los colchones de caída, con medidas de dos metros por dos, 30 centímetros de altura y mucha densidad.

De hecho, para ser habilitados (o ampliar su habilitación anexando un nuevo rubro, de modo de poder ofrecer las actividades) los espacios tendrán que respetar esos requisitos.

Los instructores, por su parte, deberán demostrar conocimiento de esas disciplinas mediante títulos o certificados específicos. Y todos, profesores y alumnos, estarán obligados a contar con constancias de salud actualizadas que remitirán por duplicado a la Dirección de Deportes municipal.

"Hay cada vez más lugares que ofrecen esas disciplinas, la mayoría originalmente institutos de danza, como también talleres que hasta ahora no responden a ninguna normativa", afirmó Schmuck, quien recordó que a partir de su aprobación hasta la propia Escuela Municipal de Artes Urbanas tendrá que ajustarse a la regulación.

en el aire. La iniciativa prevé dotar de mayor seguridad a estas prácticas.

Comentarios