La ciudad
Miércoles 10 de Mayo de 2017

El Concejo Municipal obliga a un edificio a desmontar todo un piso

Después de casi dos años paralizado, el edificio Alberdi Green III, que la empresa Metzgar venía construyendo en bulevar Rondeau 2435, podrá culminarse.

Después de casi dos años paralizado, el edificio Alberdi Green III, que la empresa Metzgar venía construyendo en bulevar Rondeau 2435, podrá culminarse. Lo hará con diez pisos y no con once como había solicitado la firma, pero tampoco con ocho (más planta baja), como era la altura a que lo obligaba su permiso original del 2011. La excepción para poder terminar el 10º fue otorgada porque la torre quedó "en la transición entre un Código Urbano y otro", explicó uno de los integrantes de la comisión de Planeamiento, Sebastián Chale.

Sin embargo, Metzgar deberá desmontar el piso 11, que sólo contaba con losa y encofrado, tarea que el encargado de la obra ayer estimó podrá llevar unas tres semanas. Una voz crítica al otorgamiento de ese tipo de excepciones fue, nuevamente, la de la concejala Fernanda Gigliani, quien dijo estar "preocupada por la aplicación de la norma" y se preguntó "¿con qué criterio se les podrá decir ahora que no a otros?"

El planteo de la empresa generó un expediente ante la Secretaría de Planeamiento (que le autorizó un 9º piso), desde donde llegó luego el pedido de permiso por los otros dos a la comisión del Concejo. Y ayer la presentación obtuvo un okey parcial.

De hecho, la construcción, ubicada sobre el bulevar entre Godoy Cruz y Gallo, que había quedado parada a la espera de esa autorización para extenderse unos pisos más que los proyectados inicialmente, es lindera y simétrica de Alberdi Green I, otra torre construida también por Metzgar sobre Rondeau 2417, ya largamente terminada con diez pisos.

Por eso, explicó Chale, otro aspecto contemplado en la autorización apuntó a permitir que ambos edificios conservaran la misma altura e idéntica estética.

Eso obligará a Metzgar ahora a desmontar el encofrado del piso once, que al igual que la losa permanece armado desde hace dos años y rodeado de una bandeja de protección.

En detalle, la comisión acordó "regularizar lo construido en el 10º piso como ampliación sin final, con la compensación correspondiente por el mayor aprovechamiento urbanístico, las penalidades y sanciones respectivas".

Según detalló ayer a La Capital Marcelo, uno de los operarios de la obra, el edificio está prácticamente terminado hasta su octava planta. Restará ahora concluir las dos siguientes y desmontar la última, excedida en altura y vetada ayer definitivamente por el Concejo.

"Va a haber que hacerlo con cuidado porque después de dos años las maderas están todas podridas", explicó el trabajador.

Objeción

Una de las posturas más críticas a la concesión de excepciones en cuanto a altura de edificios es la de Gigliani (Iniciativa Popular, ex PPS), quien en el 2013 se opuso fervientemente a los planteos del oficialismo realizados en favor de la Torre Shopping Condo Hotel, justamente también sobre Rondeau (y Juan B. Justo).

A lo que llamó la "torre de la impunidad", Gigliani asegura incluso ahora que se sumaron muchos otros excesos de altura en edificaciones sobre el "corredor Rondeau", al punto de que la concejala plantea que "convendría volver a debatir" los requisitos de construcción sobre ese eje.

De hecho, planteó que "no hay ingenuidad en los pedidos" para que se autorice más altura o, incluso, no respetar los deslindes laterales de 5 metros exigidos entre edificación y edificación (que de paso los Alberdi Green I y III no conservan, sino que comparten medianera). "Es simplemente una cuestión de metros ganados, o sea, de dinero", sentenció.

Comentarios