La ciudad
Domingo 03 de Septiembre de 2017

El cantante de La Beriso subió al escenario con una remera de apoyo a la donación de órganos

En el recital que dio la banda anoche en Metropolitano, Rolo Sartorio hizo subir al escenario a los padres de Antonella Trivisonno, nena cuya muerte originó el inicio de una campaña de donación de órganos.

Los padres de Antonella Trivisonno subieron anoche al escenario del salón Metropolitano donde tocó la banda La Beriso. Invitados por el cantate Rolo Sartorio, los padres de Antonella y el propio cantante lucieron una remera roja con la leyenda "Yo también soy donante", para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos.
Embed
En la previa del show, Rolo Sartorio recibió a Silvia y Alejandro, los padres de Antonella Trivisonno, la nena cuya muerte originó el inicio de una campaña de donación de órganos. El cantante no sólo posó se sumó a la campaña -él es donante- sino que les prometió a los padres de la niña que le dedicaría una canción en el recital de anoche.
Embed
Embed

Gracias Rosario!!!! Los esperamos el 2 de diciembre en el Estadio Unico de La Plata!

Una publicación compartida de La Beriso (@laberisooficial) el

"Es un muchacho divino, muy cálido. Cuando le contamos lo que estábamos haciendo con la campaña nos dijo 'quiero una remera de esas'. Y además nos emocionó mucho cuando le pedimos que le dedicara un tema a nuestra hija y el dijo que iba a cantar 'Cómo olvidarme', si no nos molestaba a nosotros", dijo Silvia en diálogo con La Capital minutos antes de partir hacia Metropolitano.


Por su parte, Alejandro indicó que "pasamos media hora hablando con él. Nos contó su historia, se acordó con emoción de sus hermanas y nos dijo que la música le permitió ponerse en contacto con gente como nosotros, que trabaja desde la solidaridad y que eso le hace muy bien".


Antonella murió en un accidente de tránsito en Ovidio Lagos y Salta, cuando iba en el asiento trasero del auto que conducía su mamá, Silvia. Matías Colabianchi, entonces de 23 años, iba al volante de un Peugeot 205 que cruzó el semáforo en rojo y chocó violentamente al Fiat Duna de Trivisonno.
El auto de Trivisonno dio varios tumbos y el Peugeot de Colabianchi se incrustó en un quiosco de diarios. El trágico resultado fue la muerte en el acto de Antonella, quien el 2 de octubre de ese 1999 iba a cumplir 7 años.

Comentarios