La ciudad
Viernes 25 de Agosto de 2017

El calvario de reclamar coberturas por discapacidad

Madres prostestaron ayer ante las puertas de la Superintendencia de Servicios de Salud por los incumplimientos de las obras sociales

Lorena Vázquez es la mamá de Ignacio, un niño de 5 años y medio con síndrome de Down. Hace una semanas, la maestra integradora que acompaña la trayectoria de Nacho en el jardín le dijo que no podía seguir atendiéndolo por el gran atraso que la obra social de Joyeros y Relojeros (Osrja) tenía en los pagos. A Lucina Alcine le pasa lo mismo con el terapeuta de su hijo de 6 años, recién el mes pasado la obra social de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) canceló las facturas de septiembre del profesional que conoce al niño desde hace tres años.

"Todos los avances que mi hijo logró este año en el jardín de infantes, lentos y costosos, se están perdiendo", advirtió ayer Lorena cuando, junto a otra decena de madres, marchó hasta la Superintendencia de Servicios de Salud para denunciar "la falta de cumplimiento de las obras sociales en las prestaciones que necesitan sus hijos con discapacidad".

Se trata de tratamientos de fonoaudiología, terapia ocupacional, psicopedagogos o kinesiólogos que sus hijos necesitan para lograr una mejor calidad de vida. Todas estas prácticas están reconocidas por la ley nº 24.901, que fija el sistema de prestaciones básicas al que tienen derecho las personas con discapacidad. Sin embargo, "cuesta mucho que las obras sociales las reconozcan y una vez que las admite se atrasan con los pagos, tanto que los chicos terminan quedándose sin tratamiento", denunciaron.

Cada una de las mujeres del grupo llegó ayer con un reclamo que podía contar en primera persona. María Soledad Pérez, por ejemplo, tiene una beba de 11 meses cuyo pediatra le recetó una leche especial porque es alérgica a la lactosa. La mujer ya lleva tres meses reclamando a los auditores de Osrja que reconozcan el alimento. Mientras tanto, paga los 900 pesos que le cuesta la lata de 400 gramos que su hija toma en menos de una semana.

El pedido

Con estos reclamos, el grupo presentó una nota en las oficinas de Mendoza al 1000, donde funciona el organismo del Estado nacional encargado de controlar el funcionamiento de las obras sociales. "Cuando preguntamos a la obra social por el atraso en los pagos, nos responden que la mora es del gobierno nacional; por eso queremos saber qué está pasando", explicó Vázquez.

Acompañadas de la concejala Daniela León, las mujeres dejaron claro que "las irregularidades de las obras sociales en relación a las prestaciones para personas con discapacidad son muchísimas" y, consecuentemente, hay "también muchos niños que se están quedando sin centros de día, sin transporte o sin tratamiento por el atraso en los pagos".

Comentarios