La ciudad
Viernes 26 de Mayo de 2017

El Banco de Alimentos Rosario tuvo su gran gala solidaria

Personalidades de la política, el arte, el deporte y el mundo empresarial se reunieron por una noble causa y recaudaron más de 6 millones de pesos

¡Pasen y vean, esta es la gran función BAR (Banco de Alimentos Rosario)! La puerta del salón Paraná del City Center se abrió y un circo de luces rojas con música, trapecios, animalitos de fantasía y malabares, sorprendió a los mil invitados a la gala de su sexta edición. Exultantes, los integrantes del Banco de Alimentos Rosario, festejan a doble vía, satisfacción por los 70 mil kilos mensuales de comida recuperada que beneficia a 36 mil personas a través de 185 organizaciones sociales. Y ahora, además, tienen casa propia.

"Este proyecto no se detiene", dijo la presidenta de la entidad, Nadia Nazer, a La Capital, en la antesala de la fiesta que articuló glamour y solidaridad. "Nuestro pulmón económico", explicó. Su discurso fue potente. "Tiramos comida sin que se nos caiga una lágrima y nos olvidamos de que hay gente que llora porque no tiene que comer", sentenció.

En cifras, la gala les dejó seis millones y medio de pesos, cuatro de los cuales aportó el Gobierno Provincial. Las empresas respondieron como siempre y alcanzaron el límite de tarjetas, hasta tuvieron que detener la venta una semana atrás. Hubo sorteos, remates y el elenco internacional de Innovacirco para convertir la húmeda noche del mayo rosarino, en un paréntesis de magia.

"La idea fue del BAR y nosotros volamos con la imaginación", dijeron los portavoces de Estudio Dark, encargados de ambientación de eventos. La noche comenzó con una recepción de exquisiteces que animó a la concurrencia, todos conocidos y de franco diálogo. A las 22 se abrieron las puertas del salón y comenzó la fiesta, disfrute y colaboración.

¿Cómo? Los asistentes, además de sus tarjetas, compraron rifas, subastaron un cuadro, participaron de un bingo musical completando cartones con canciones conocidas, y "por primera vez en Rosario, se sorteó un partido a jugarse en los estadios de Newell's o Rosario Central, auspiciado por sus equipos y por la Municipalidad", explicó Fernando Cáceres.

Motivadas, las empresas participaron del remate para participar del partido entre dos equipos propios y con el aliento imaginario de la tribuna, una especie de jugadores por un día. Desde un video institucional, Javier Pinola (Central) y Sebastián Domínguez (NOB) entusiasmaron a los presentes para las apuestas. Los afortunados que pisarán el césped de sus amores serán integrantes de la firma Vicentín, que ganó la subasta.

"Fue un mensaje de fútbol solidario, que se antepone a la rivalidad, comprometido con la ciudad y sin presiones para los niños", dijo Santiago Ramos y destacó la participación de la Secretaría de Deportes de la Municipalidad.

Malabares, contorsionistas, música en vivo y DJ animando el novedoso bingo de canciones, llevaron la fiesta hasta la madrugada, aún con numeroso público. "La gente acompañó, colaborar y divertirse fue parte del show", subrayó Ramos.

"El cielo es el límite"

"El BAR comenzó hace seis años, con la impronta de Daniel Vázquez, que trajo a Rosario este modelo de gestión; ahí comenzó a funcionar el motor que, como pinta, no va a parar", explicó Nazer. Y dijo que en el país existen 16 Bancos de Alimentos que se ocupan de recibir mercadería apta para el consumo, pero que por distintas razones no se comercializan. Allí comienza un circuito virtuoso, una red de distribución que hace llegar ese alimento a comedores, merenderos y centros barriales, a modo de ejemplo.

La comisión directiva está formada por 29 jóvenes empresarios ad honoren, con 38 años promedio, un equipo de 13 personas con trabajo formal en la logística y unos mil voluntarios de todas las edades, disponibles según la tarea a realizar. Una verdadera legión de enlace entre las empresas que producen los alimentos y quienes los necesitan, los que quedaron al margen del sistema y que suman miles. "Nos apasiona involucrarnos, eso es lo que nos enciende todos los días, más allá de nuestro trabajo", dijo Nazer y completó su declaración de principios. "Entendimos que nosotros nacimos con suerte, y hay gente que no, entonces hay que ocuparse de ellos para poder cambiar una realidad o por lo menos mejorarla".

En la práctica, contactan con las fábricas y mercados para recoger la mercadería que clasifican y distribuyen. Latas, hamburguesas, pollo, arroz, fideos, galletitas, yogures, a modo de ejemplo y ahora leche con un ingenioso acuerdo con el sector lácteo. Además, tienen un flamante convenio con el Mercado de Productores y la Municipalidad, el primero donó un espacio para recuperar frutas y verduras y la segunda aporta las horas hombre, de un programa de reinserción laboral. "El cielo es el límite, todo se consigue", aseguró la joven presidenta de la entidad. Y habrá que creerle. La cena de gala, en la noche del miércoles, fue todo un éxito.


Silvia Carafa

Especial para LA CAPITAL

Comentarios