Conflicto gremial
Miércoles 12 de Abril de 2017

"El automovilista salió a matar", dijo uno de los obreros atropellados en un piquete

Ignacio Soldano, empleado de General Motors, sufrió heridas en un pie al ser embestido en la esquina de Lagos y San Lorenzo.

Ignacio Soldano, uno de los trabajadores de General Motors embestidos ayer a la tarde frente al Ministerio de Trabajo, dijo que el automovilista que causó el siniestro "salió a matar y esto pudo ser una tragedia".
El violento incidente ocurrió ayer a la tarde en Ovidio Lagos y San Lorenzo mientras se realizaba una audiencia por el conflicto en la planta automotriz y dejó como saldo tres manifestantes y un policía heridos.
En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, Soldano recordó lo ocurrido ayer a la tarde frente al Ministerio de Trabajo. "Mientras un grupo de compañeros estaban en la reunión, nosotros permanecíamos en la calle, por Ovidio Lagos junto con los inspectores de Tránsito. Entonces apareció un individuo sacado. Nos encaró con el auto. Estaba la policía de Tránsito que trató de calmarlo, sacarle la llave del auto y este tipo encaró con el auto para atropellarnos. A mí me aplastó el pié. A un amigo lo levantó arriba del capó y a otro compañero le rompió un brazo".
Soldano dijo que el automovilista "huyó y a las dos cuadras lo alcanzó la policía, y después volvió a escapar, atropellando a un policía".
"Hubo mucha tensión. El tipo estaba sacado. Hasta la policía de Tránsito le pidió que se desvíe y el hombre quería pasar, nos empezó a insultar, a decir vagos de mierda. Y nosotros le decíamos que hacíamos esa protesta para trabajar y para informar a la sociedad lo que está pasando. Se puso cada vez más agresivo. Puso marcha atrás, frenó y arrancó contra nosotros", remarcó Soldano.
"Este hombre estaba loco. No puede ser que encare a la gente así. Fue a matar. Pudo ser una tragedia. Salió arando cuando estábamos todos adelante. Menos mal que tuvimos la suerte de corrernos, sino hubiese sido mucho peor", agregó.
Soldano expresó su preocupación por el violento incidente que se produjo en la calle, pero también por la falta de avances en las negociaciones para reincorporar a los empleados suspendidos. "Las autoridades se pasan la bola unas a otras . Al final nadie se ocupa de nuestro caso. El gobernador, los intendentes, los ministerios se pasan la bola unos a otros. Está muy difícil la situación, Igualmente no bajamos los brazos".

Comentarios