La ciudad
Jueves 23 de Febrero de 2017

El 8 de marzo las mujeres irán a un paro de 12 a 15

Luego, irán al Monumento. La Multisectorial está coordinando la movida con las tres centrales de trabajadores y gremios.

La organización del Paro Internacional de Mujeres que se cumplirá el próximo 8 de marzo, el segundo en apenas seis meses en la Argentina, avanza a paso firme en Rosario. La Multisectorial viene coordinando la modalidad de la huelga con organizaciones y gremios, en especial con la CGT y las dos CTA. "Una vez más las mujeres logramos una unidad que no es tan común en otros colectivos", afirmó ayer la secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA Autónoma, Majo Gerez. La idea es que la mayor cantidad posible de trabajadoras paren en sus puestos ese día, de 12 a 15, y en cada rincón de la ciudad las mujeres visibilicen la protesta como mejor puedan, con instalaciones y hasta los característicos distintivos de color violeta. A las 18 empezará la concentración en plaza San Martín y luego las columnas marcharán, una vez más, al Monumento. La adhesión sindical resultará decisiva.

Con una historia matizada por especificidades nacionales, pero básicamente con las mismas problemáticas y objetivos, los paros y jornadas de lucha de mujeres registran antecedentes en diferentes países.

Esta vez, según las organizadoras locales, al Paro Internacional de Mujeres prometen sumarse, aparte de Argentina, "casi 40 países": Alemania, Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Chile, Corea del Sur, Costa Rica, República Checa, Ecuador, España, Inglaterra, Francia, Guatemala, Honduras, Islandia, Irlanda del Norte, la República de Irlanda, Israel, Italia, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, República Dominicana, Rusia, Salvador, Escocia, Suecia, Togo, Turquía, Uruguay y Estados Unidos.

A nivel local, la Multisectorial de Mujeres viene realizando asambleas, la última anteanoche, para coordinar las modalidades de adhesión. Lo que ya se resolvió, confió a La Capital la referente de la organización Pan y Rosas Virginia Grisolía, es que habrá otra "marcha histórica" al Monumento a la Bandera, donde se leerán consignas y un documento (aún en confección) y habrá un festival de bandas.

Las organizadoras son conscientes de que la fecha, 8 de marzo, correrá con ventajas y riesgos al caer en un contexto de luchas gremiales por paritarias y resistencia a las políticas de ajuste.

Por ejemplo, la que denuncian aplicó el gobierno de Mauricio Macri al reducir 67 millones de pesos el presupuesto asignado por el Congreso al Consejo Nacional de las Mujeres y el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, lo que ameritó la presentación de un recurso de amparo ante la Justicia.

"Que se recorte ese presupuesto en el marco de un femicidio cada 18 horas da cuenta de que el Estado no está asumiendo, sino más bien desentendiéndose, de la problemática", dijo Gerez, convencida además de que "el resto de las políticas públicas que están golpeando al empleo también deja a las mujeres peor paradas por su situación de desigualdad".

Grisolía también señaló que, a diferencia del paro anterior y de otras movidas de afirmación de derechos, el paro del 8 de marzo quedará enmarcado en un clima de efervescencia social callejera. Por eso, resaltó, "es tan importante que las centrales sindicales efectivamente llamen a parar a las mujeres trabajadoras".

La propuesta apunta a vaciar los empleos de mujeres entre las 12 y las 15, pero el horario y la modalidad de protesta dependerá finalmente de lo que resuelva cada sector del trabajo.

De hecho, además de conversaciones con el Movimiento Sindical Rosarino paro de mujeres ya viene sumando a las secretarías de género de la CGT y las dos CTA.

Comentarios