Accidente en la ruta 33
Domingo 05 de Marzo de 2017

El 39 por ciento de los controles a colectivos, taxis y remises locales detectó fallas

Los indicadores cobran relevancia a diez días de la tragedia de Monticas. Las anomalías fueron en mecánica pesada y estado general de las unidades

En el primer semestre de 2016, el 39 por ciento de los controles técnicos y mecánicos que hizo la Municipalidad sobre colectivos, taxis, remises y transportes escolares y especiales arrojó fallas. En total, de enero a junio del año pasado, se realizaron 4.868 fiscalizaciones a vehículos de servicios públicos en el Centro de Inspección Técnica de Automotores (Cita) y en 1.927 casos se registraron diversas deficiencias vinculadas a la mecánica pesada, se aprobaron como condicional o bien se rechazaron, se vieron obligados a realizar modificaciones y tuvieron que volver al espacio de contralor.

Los datos oficiales sobre el estado de las unidades que brindan servicios públicos en Rosario cobran relevancia a diez días del trágico accidente en la ruta 33, donde dos unidades de la firma Monticas chocaron de frente, dejando como saldo 13 víctimas fatales.

La investigación confirmó esta semana que el siniestro se produjo por el reventón de un neumático. Y el fiscal Walter Jurado alertó que las llantas de los micros estaban vencidas y eso disparó la tragedia.

La colisión puso en el centro del debate la calidad de los servicios públicos de transporte que se brinda en la región: el estado de las unidades, el mantenimiento, los controles estatales, las frecuencias y el cumplimiento de los recorridos que usan los pasajeros.

Ahora, con la tragedia consumada en el corredor de la ruta 33, las reparticiones nacionales y provinciales reconocen que lo denunciaban a grito los usuarios: que el servicio de Monticas era sumamente deficiente, con enormes irregularidades al menos desde 2011.

Números locales

¿Y en Rosario? Ante la consulta de LaCapital, la Municipalidad informó sobre los controles oficiales que se realizan periódicamente a las unidades de distintos servicios públicos: colectivos, taxis, remises y transportes escolares y especiales.

En ese sentido, la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana precisó que en el primer semestre del año pasado, último registro procesado y disponible, se hicieron en el Cita 6.635 fiscalizaciones, que consistieron en 4.868 verificaciones y 1.767 reverificaciones a quienes fueron objetados en una primera instancia.

De las 4.868 verificaciones a la totalidad de los vehículos, en el 39,6 por ciento de los casos, unas 1.927 situaciones, los controles mostraron deficiencias (se aprobaron como condicional o bien se rechazaron).

Una vez que se realiza la verificación y la misma no es apta se determina como "condicional" o "rechazado". Después de las modificaciones correspondientes por parte del responsable se realiza una nueva inspección llamada "reverificación".

Las falencias detectadas fueron varias, relacionadas a mecánica pesada en la línea integral, medición de humo, monóxido de carbono y revisión visual exterior.

Colectivos

Respecto al transporte urbano de pasajeros, entre enero y junio de 2016 se realizaron unas 1.100 verificaciones sobre los 778 colectivos que integran la flota del sistema local.

Se hizo a razón de 1,4 verificación por coche en los primeros seis meses del año pasado.

De las 1.100 verificaciones, 641 fueron aptos, 305 se habilitaron de manera condicional (por faltas menores y se les extendió el permiso sólo por un mes) y 63 fueron rechazados, lo que representa el 5,72 por ciento.

En ese sentido, desde la Intendencia apuntaron que en el primer semestre de 2016 se realizaron 400 reverificaciones de unidades solamente en colectivos de la flota urbana de la ciudad.

Además, de acuerdo a lo indicado por el Ejecutivo, en cada punta de línea del transporte urbano un grupo de inspectores controla con periodicidad si el estado de las cubiertas es óptimo para circular y hace un chequeo general del colectivo para autorizarlo a trasladarse por las calles de la ciudad.

En paralelo a las fiscalizaciones, que lleva adelante la Secretaría de Control, un grupo de inspectores de la Secretaría de Transporte y Movilidad también verifica en la calle las unidades del transporte público.

Esas fiscalizaciones analizan fundamentalmente el cumplimiento de frecuencias, higiene de las unidades, estado de las rampas e información a los usuarios a bordo de las unidades.

Cita. El taller donde el municipio controla a transportes escolares, especiales, colectivos, taxis y remises

Comentarios