La ciudad
Sábado 24 de Junio de 2017

Educación interviene en una escuela por una denuncia grave de bullying

La familia de un alumno de 11 años del colegio Ameghino empapeló la institución por falta de respuestas. La institución dice no tener constancia.

El Ministerio de Educación intervino ante una denuncia por un presunto caso grave de bullying a un alumno, que las autoridades de la escuela desconocían. La familia de un chico de 11 años empapeló la puerta del colegio Florentino Ameghino, ubicada en Buenos Aires al 2000, y repartió folletos donde planteó que desde hace dos años el menor padece acoso escolar con agresiones psíquicas y físicas. Desde la institución educativa dijeron no tener registro de ningún reclamo familiar y hasta plantearon que los tutores no acudían a las reuniones de padres. La cartera educativa se reunió ayer con docentes, directivos, supervisores y padres para encauzar el conflicto.

El caso se conoció esta semana y de inmediato fue noticia a nivel nacional por la fuerte puesta en escena de la familia del damnificado. La madre y la abuela del alumno de sexto grado empapelaron las paredes del establecimiento con carteles para exigir que las autoridades intervengan.

Los carteles llevaban la leyenda "Bullying gratis aquí", en un desesperado intento por visualizar el problema. Además repartieron folletos explicativos sobre el bullying en la puerta de la escuela en el momento que muchos padres retiraban a sus hijos.

"La decisión la tomó mi nuera, cansada de que no le dieran respuestas desde la escuela a este caso de acoso escolar. Armamos una pegatina con afiches que los directivos mandaron a sacar y se atrincheraron dentro de la escuela ante la presencia de los medios y no dieron ninguna respuesta", contó por La Ocho la abuela, Cristina Mascó.

Luego, la abuela comentó que el caso "lleva más de dos años, los reclamos han sido varios aunque la escuela lo niegue. Yo soy docente, trabajé en una escuela secundaria brava con muchos casos de acoso escolar que se resolvían en el día, en el momento".

Según Mascó, en la escuela Ameghino "los docentes y directivos no hicieron la denuncia más arriba porque le tienen miedo a la supervisión, al Ministerio de Educación y al nombre del colegio porque después vienen actas contra los docentes y los directivos".

La abuela del menor indicó que su nieto "tuvo en este tiempo muchos padecimientos, le han roto la mochila con una trincheta, le han robado los útiles, lo han pateado, muchas cosas".

"Hace un tiempo —continuó—empezó a somatizar, a brotarse por todo esto, aunque de entrada pensamos que era algo que había comido. No quiere contar lo que le sucede para no preocupar a la familia, se traga todo lo que le pasa y explota por otro lado".

Luego remarcó que su nieto "está ahora enfermo, no está acudiendo a la escuela y no lo hará aunque no corren las faltas, hasta que resuelva, hasta que los chicos que lo hostigan sean sancionados, pidan disculpas o cambien de actitud".

Para Mascó "es terrible lo que está pasando, el daño psicológico es tremendo. Y lo peor es que la supervisora se enojó por la actitud de pegar afiches y llamar a los medios".

En diálogo con LaCapital, la delegada local del Ministerio de Educación de Santa Fe, Daiana Gallo Ambrosis, aclaró que la cartera se enteró del caso "a raíz de la denuncia pública que hicieron esta semana la madre y la abuela a través de los medios".

Según la funcionaria, "las autoridades de la escuela dijeron no tener ninguna denuncia previa, e incluso señalaron que en muchas reuniones de padres los tutores no acudían".

Ambrosis remarcó que los equipos socio educativos "ya se pusieron a trabajar, armaron reuniones con docentes, directivos y padres para restablecer lazos, lograr que el alumno vuelva a la escuela y solucionar a través del diálogo cualquier conflicto que exista".

Y destacó que "muchos padres se mostraron molestos por la denuncia y la exposición que hicieron los padres de este caso puntual y dijeron no compartir el tenor de la denuncia".

"Pocos casos que igual preocupan"

Según la delegada local del Ministerio de Educación provincial, Daiana Gallo Ambrosis, la cantidad de casos de bullying en la regional VI "no son muchos, pero igualmente preocupan y ante su aparición se actúa con mucha responsabilidad".

   La funcionaria remarcó que en el área de intervención de la regional que ella maneja "hay unos 330 mil alumnos entre primario y secundario y las denuncias por acoso escolar son relativamente pocas. Igual cada caso que se denuncia amerita una fuerte intervención".

   Según Gallo Ambrosis, "estas situaciones de acoso escolar existieron siempre, lo que ocurre ahora es que las redes sociales exponen más a los jóvenes y adolescentes y eso genera un plus que hay que seguir de cerca, con un correcto abordaje para evitar situaciones conflictivas y daños físicos y psicológicos entre los alumnos".

La responsable de la cartera educativa en la región instó a los padres y alumnos a "acercarse a los equipos socioeducativos de la s escuelas ante indicios de bullying para que se pueda actuar a tiempo".

Comentarios