La ciudad
Domingo 13 de Agosto de 2017

Dos que forman una y que jamás se imaginan separadas

Las mellizas Ríos se definen a sí mismas como "Flora y Fauna, eternas e inmutables". Usan el singular pero está claro que se refieren a ambas.

Siempre a dúo, siempre juntas, "eternas e inmutables, Flora y Fauna", se definen a sí mismas. Más. Se llaman así mismas las Meshes del Más Allá y no se conciben separadas. La amalgama comenzó en la infancia, cuando prescindían del mundo externo porque se tenían la una a la otra para convocar a la magia, que se las ingeniaban para plasmar en las paredes de su casa.

   Hablar con las mellizas es tan sorprendente como recorrer su página web. Son frescas, directas y divertidas. Usan el singular pero está claro que se refieren a las dos. Dicen me presenté y quieren decir nos presentamos, así de profunda es la simbiosis. "Nuestros padres nunca nos separaron ni siquiera en la escuela", relatan y de esos primeros años evocan el dibujo de una ranita, que las hizo volver llorando de la escuela San Miguel Arcángel, San Nicolás y 9 de Julio, porque no les salía.

   El batracio al final adquirió perfección después de largas tardes de merienda supervisada por su mamá Julia, también diseñadora al igual que el hermano menor, Leonel, aplicado a los videos juegos.

   Fue justamente la familia, su papá Justo incluido, la que impulsó a las mellizas a dibujar y pintar. Dibujan mariposas, flores, pinceles, líneas, planetas y pájaros ingrávidos en fondos de colores contrastantes que se codean con el inconsciente. Son imágenes inquietantes, contundentes y plenas del sentido con el que cada espectador cierra las obras, y que para ellas son una parte más del acto creativo. Pero también imaginan mundos fluyendo desde los cuerpos; cuerpos en movimiento, que miran, conectan, interpelan.


Comentarios