La ciudad
Viernes 26 de Mayo de 2017

Dos nombres ligados a la historia de la ciudad

Los nombres de los hermanos Juan y Clemente Alvarez están íntimamente ligados a la historia de la ciudad. Clemente fue un trabajador incansable de la salud pública, tanto que en 1949 se le puso su nombre al antiguo Hospital Rosario. Juan se recibió de abogado, fue fundador y primer director de la Biblioteca Argentina. Y también el primer presidente del teatro El Círculo.

Los nombres de los hermanos Juan y Clemente Alvarez están íntimamente ligados a la historia de la ciudad. Clemente fue un trabajador incansable de la salud pública, tanto que en 1949 se le puso su nombre al antiguo Hospital Rosario. Juan se recibió de abogado, fue fundador y primer director de la Biblioteca Argentina. Y también el primer presidente del teatro El Círculo.

De acuerdo a la historia contada por la Fundación del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, el médico nacido en España en 1872 fue uno de los primeros profesionales del hospital municipal inaugurado en 1898. Allí trabajó en la sala de niños, en la de mujeres y ocupó durante varios años la dirección del centro asistencial. También fue jefe de la Sala de Clínica de Hombres, cargo que ocupó hasta su muerte en julio de 1948.

Además, participó de la fundación de la Liga Contra la Tuberculosis, ejerció la docencia y realizó grandes aportes para la creación de la Facultad de Medicina y el Hospital Centenario, formando parte del equipo de profesionales en la Cátedra de Patología Médica y después de Clínica Médica.

Su hermano Juan tenía poco más de 40 años cuando fundó una biblioteca pública: la Biblioteca Argentina, que dirigió en forma ad honorem durante varios años. Además, fue el primer presidente de el teatro El Círculo.

También fue autor del primer proyecto para la creación de la Universidad Nacional de Rosario, presentado en el parlamento por Joaquín V. González en 1913; y de un Instituto de Ciencias Políticas para formar cuadros en la administración pública.

En 1943 escribió Historia de Rosario (1689-1939), considerado como un trabajo fundacional en la historiografía, ya que introduce el concepto de la ciudad como un sujeto de estudio, dando comienzo a una identidad local, sin forzar referencias a lo nacional. En ese libro se esboza la tesis de Rosario como hija de su propio esfuerzo, oponiéndola a la historia burocrática de la capital provincial.

Comentarios