La ciudad
Miércoles 31 de Mayo de 2017

Dos noches detenido y una causa penal abierta

El balazo que Pablo le pegó a su hijo para evitar que ingresara a su casa y agrediera a su familia en búsqueda de plata para comprar droga llevó al mecánico a pasar dos días en prisión. Y por esta razón tiene abierta una causa penal en la Justicia de Rosario.

El balazo que Pablo le pegó a su hijo para evitar que ingresara a su casa y agrediera a su familia en búsqueda de plata para comprar droga llevó al mecánico a pasar dos días en prisión. Y por esta razón tiene abierta una causa penal en la Justicia de Rosario.

Junto a su abogado, Federico Ducler, Pablo contó los detalles del expediente y las horas que pasó privado de su libertad por lo ocurrido el 18 de mayo pasado tras el ataque de ira de su hijo."El móvil policial que vino después de que yo los llame me llevó detenido. Esa noche estuve en la Alcaldía de Tribunales, en un calabozo que da a un patio, muerto de frío", recuerda.

Luego fue trasladado a las comisarías 14 y 19. "Estuve compartiendo el penal con 21 pibes de la edad de mi hijo, todos adictos, el más grande tenía 25 años", describe."Me hizo bien estar ahí con estos pibes, conocerlos, saber qué les había pasado, cosas parecidas a la de mi hijo y distintas, porque la mayoría no tenía recursos. Tenemos que recuperar a estos pibes de la droga sino, se viene el mundo encima", agregó.

La Fiscalía pidió prisión preventiva por exceso en la legítima defensa y portación ilegal de arma de fuego. Finalmente, el juez Gonzalo López Quintana no accedió al planteo del Ministerio Público de la Acusación y le concedió la libertad, hasta que se resuelva la causa.

Desde aquel violento suceso, el padre intentó encauzar la relación con su hijo. "Sigue igual que antes, ahí vamos", acotó mientras aguarda que llegue la asistencia estatal.

Comentarios