La ciudad
Lunes 19 de Diciembre de 2016

Dos ex policías irán a juicio por abuso de autoridad

Dos ex agentes de policía acusados de ocultar pruebas después de un incidente de tránsito están más cerca de ir a juicio oral.

Dos ex agentes de policía acusados de ocultar pruebas después de un incidente de tránsito están más cerca de ir a juicio oral. El próximo martes, a las 10, será la audiencia preliminar de la causa donde se investiga la participación de los uniformados con posterioridad al siniestro ocurrido en febrero de 2014 donde fallecieron dos jóvenes de 18 años, Emiliano Cáceres y Facundo Aguirre.

Sonia Gómez es la madre del conductor del vehículo y hace dos años integraba la brigada de Homicidios, Fabián Fantín era el titular de la seccional 14ª que intervino en el accidente. Ambos fueron denunciados por los familiares de las víctimas por entorpecer la investigación del siniestro que le costó la vida a dos adolescentes.

Según la querella, los dos ex agentes retiraron elementos del vehículo siniestrado para favorecer al conductor.

En septiembre del año pasado, los dos uniformados fueron separados de sus cargos y pasados a disponibilidad. Un mes antes, el fiscal Aníbal Vescovo les había imputado distintos delitos contra la administración pública y abuso de autoridad.

A la sargento que integraba la brigada de Homicidios se la acusó de haber retirado de la escena del accidente las pertenencias de los adolescentes fallecidos. En tanto, al ex titular de la seccional 14ª, se le endilgó haber omitido actas de oficio y violación de medios de prueba.

Emiliano Cáceres y Facundo Aguirre, de 18 años, fallecieron el 22 de febrero de 2014 cuando viajaban en asiento trasero del auto conducido por otro adolescente de 19 años. El coche ingresó por Pellegrini desde la autopista a Córdoba (según las pericias alcanzaba entre 93 y 100 kilómetros por hora) y luego de trasponer Provincia Unidas perdió el control, realizó medio trompo y chocó contra la parte posterior de un camión mal estacionado a la altura de calle Perú.

Los tres jóvenes eran compañeros del colegio y regresaban de una fiesta en Funes.

Comentarios