La ciudad
Martes 08 de Agosto de 2017

Dio a luz en el baño de su casa y nadie sabía que estaba encinta

Sucedió el sábado pasado en pasaje Becker al 400 bis, zona sur de la ciudad. El bebé tuvo que ser reanimado tras ser rescatado del inodoro

Un curioso episodio alteró la rutina de la zona sur durante el fin de semana pasado. Rodeada de una situación muy confusa, una mujer de 33 años dio a luz en el baño de su hogar, ubicado en pasaje Becker 400 bis, en la zona sur de la ciudad. Personal del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) tuvo que colaborar con dos móviles para sacar adelante un alumbramiento lleno de complicaciones, y que además dejó planteados muchos interrogantes en los profesionales que protagonizaron la asistencia médica, ya que la chica no estaba muy al tanto de su embarazo, y tampoco le había comentado su estado a sus familiares.

Más allá de estas particularidades que describen lo sucedido, lo cierto es que los médicos pudieron sacar al pequeño de 29 semanas del paro cardíaco en que estaba y lo trasladaron junto a su madre al Hospital Roque Sáenz Peña, para seguir de cerca su evolución.

El llamativo hecho se produjo el sábado pasado, cuando familiares de esta mujer de 33 años llamaron telefónicamente al servicio de emergencia del Sies para avisar de esta situación.

Esta muchacha se encontraba con trabajos de parto y gestos desgarradores de dolor dentro del baño de su casa.

Debido a las características de la tensa escena, el Sies despachó un móvil en código rojo para poder arribar de manera rápida al lugar del nacimiento. Ese vehículo partió a toda velocidad desde el puesto que tiene instalado el servicio municipal en el Geriátrico Provincial, en calle Ayolas al 100.

Al arribar al domicilio de esta mujer, el cuadro de acción fue realmente duro, impactante y obligó a los profesionales médicos a actuar con muchos recaudos y con premura.

En ese momento, la chica estaba en el cuarto de baño y el bebé estaba dentro del inodoro, aún con el cordón, por lo que todavía no se había realizado técnicamente el alumbramiento. Esa imagen generó un sacudón todavía mayor en los profesionales asistentes.

Sin dejar lugar a los titubeos, los médicos intervinieron con prisa y determinación. Según relataron testigos de la escena, los médicos sacaron primero el bebé del inodoro, cortaron el cordón y comenzaron con las tareas de reanimación cardiopulmonar, ya que el recién nacido había entrado en un paro.

Móvil pediátrico

Teniendo en cuenta las severas dificultades que planteaba ese pasaje, los médicos del Sies solicitaron un nuevo móvil para poder hacerle frente a estos obstáculos.

En ese marco de angustia llegó a la casa de zona sur la segunda ambulancia del Sies, correspondiente al servicio pediátrico. Ya con un grupo más numeroso de profesionales actuando sobre la madre y el hijo, la cuestión empezó a esbozar algunas señales positivas de reacción.

Le practicaron trabajos de reanimación al bebé, lo intubaron y de esa manera salió del paro que presentaba.

No fue sencillo, pero luego de esa atención exitosa a nivel primaria, trasladaron a ambos al Hospital Roque Sáenz Peña. La madre en la sección maternidad y el pequeño en neonatología, para recibir los cuidadoso que necesitaba.

De acuerdo a lo que trascendió desde el entorno inmediato de la mujer que dio a luz a este pequeño prematuro, toda la situación fue muy confusa. Algunos, en primera instancia pensaban que la madre no sabía que estaba embarazada, luego la hipótesis se centró en que podría existir un ocultamiento del proceso de embarazo en su entorno más cercano.

Si bien toda la acción se desarrolló en la casa familiar, algo raro hubo porque no estaban al tanto de la situación que estaba atravesando esta mujer de 33 años.

Comentarios