La ciudad
Viernes 28 de Julio de 2017

Dietrich: "Incapacidad, corrupción y desidia demoraron esta obra clave para Rosario"

Así lo aseguró ayer el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, al recorrer las obras de la avenida de Circunvalación

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, desembarcó ayer en avenida Circunvalación a la altura del puente en construcción en la intersección con la ruta 34 para estimar que hacia fin de año los 30 kilómetros que rodean a la ciudad estarán finalizados, tras 8 años de obras. En este contexto, y acompañado de los candidatos a diputados de Cambiemos, responsabilizó al gobierno anterior por las demoras y señaló que se dieron por una mezcla de "incapacidad, corrupción y desidia".

El funcionario participó de una breve recorrida sobre la ruta nacional A008 (Circunvalación) que demandó una inversión de 2.200 millones de pesos y que estará íntegramente finalizada a fin de año. Luego, Dietrich realizó una recorrida en uno de los colectivos que recorren el Metrobus en zona norte, junto a los candidatos de Cambiemos y como parte de la campaña electoral.

En una entrevista exclusiva con LaCapital habló de las obras para la provincia, del intento de desafuero del ex ministro Julio De Vido como diputado y de los reclamos del socialismo en la llegada de recursos que federalicen los proyectos nacionales hacia el interior del país.

— ¿Cómo explica los tiempos que insumió la concreción de esta autopista urbana?

— Se hizo un 50 por ciento entre 2007 y 2015 y el resto en menos de dos años. Es una obra que tiene mucho impacto en la producción y en el movimiento de tránsito.

— ¿Se demoró por los mecanismos de contratación, por la forma en que se licitó?

— Hay una mezcla de incapacidad, corrupción y desidia . Primero no había priorización, porque la obra pública no era un elemento para mejorarle la vida a la gente sino un tema electoral. Esta era la matriz, sumado a la corrupción que representa Julio De Vido, que la tenemos demostrada y denunciada a la Justicia; de cómo se pagaban sobreprecios en la obra pública. Además se licitaban iniciativas sin proyectos ejecutivos, por lo tanto había modificación de los mismos. Todo eso era gran parte de la joda en la negociación de los proyectos ejecutivos y en sus precios.

—¿Qué pasa con la federalización de la obra pública? Santa Fe denuncia que, pese a las reuniones, no llegan todos los recursos y algunos indican que prevalece una lógica parecida a la del gobierno anterior.

—Si hay esta crítica, resulta bastante extraña. Hoy tenemos la conexión Buenos Aires-Rosario en obra, Circunvalación terminada, la 34 y la 19 a Sunchales, la 11 de Timbúes a Rosario, que cuando fui me recibieron como una estrella de rock, y la licitación de la 33 entre Rufino y Venado Tuerto. Además se decidió que el tren venga a los puertos del complejo Rosafé, tenemos proyectos por 10 mil millones de pesos en infraestructura de los puertos en Santa Fe, provincia de las más beneficiadas con la quita de retenciones. Terminamos los primeros 100 kilómetros de renovación de las vías férreas en esta provincia. Y hay una verdadera revolución con los aviones. Antes a Rosario, que pedía vuelos internacionales, se los prohibían. Y hoy, ¿quién los autorizó? ¿El gobierno de Santa Fe? No, lo hizo el gobierno nacional. Lo hizo el presidente Mauricio Macri a través del Ministerio de Transporte. Hoy desde este aeropuerto hay vuelos a Panamá, Santiago de Chile, Lima, etc. Crecieron los pasajeros un 150 por ciento. No sucedió por magia.

—¿Cómo es la relación con el gobierno provincial? Arrancó la gestión con una buena sintonía, pero hoy, ¿dónde están parados?

—Siempre en el mismo lugar. Trabajamos por los santafesinos. Con campaña o sin ella. No gastamos la energía en discutir lo indiscutible. Uno puede decir «no me gustan los pelados» y yo lo soy, al igual que Miguel (por Lifschitz). Pero decir que el gobierno nacional no está comprometido con Santa Fe y el federalismo, es falso.

—¿Cuándo acortarán los tiempos de viaje en tren a Retiro?

—Terminamos muchas obras para darle mayor seguridad al tren, pero éstos son temas de herencia. Tuvimos un problema enorme con los durmientes. Estaban fisurados y hubo una mala estrategia legal con un perjuicio de mil millones. Al final, acordamos con la empresa el recambio.

Ahora los proyectos los hace Vialidad Nacional

El director de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, también fue parte de la recorrida que el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, hizo ayer por un tramo de Circunvalación a la altura de la ruta nacional 34. El funcionario recordó que los propios ingenieros de la repartición volvieron a sus funciones de diagramar los proyectos ejecutivos después de más de una década de quedar relegados.

"Desde los 90 se tercerizaba la ingeniería, se decía que había una licitación pero se ponía el zorro en el gallinero porque se le pedía al constructor que presente el proyecto. Se terminaba con una negociación con grandes modificaciones de obra, más volúmenes a mover de suelo e imposible de controlar. Y la supervisión también se controlaba", recordó Iguacel.

A partir de esta administración nacional, la supervisión y los proyectos los dirigen los ingenieros de Vialidad Nacional. "En un año computamos 10 mil millones de ahorro en licitaciones transparentes y cambios en la ingeniería", subrayó.

En relación al manejo de la obra pública heredada, Iguacel subrayó que fue el autor de 14 denuncias penales. "Siempre estamos revisando todo".

A Dietrich también se lo consultó sobre la distribución de subsidios, y recordó que progresivamente se está revirtiendo y adelantó que la segunda etapa del Metrobus "claramente se va a hacer".

Comentarios