La ciudad
Miércoles 24 de Mayo de 2017

Dictan prisión preventiva para el docente acusado de abusar de una nena

El juez Donnola otorgó un plazo de 40 días y negó la ejecución domiciliaria para este maestro de grado de la Escuela Gendarmería Argentina

El juez Juan Andrés Donnola dictó ayer por la noche la prisión preventiva por 40 días para el docente que fue detenido este lunes por presunto abuso de una menor de 10 años que concurre a la Escuela Nº1.202 Gendarmería Nacional, en la zona sudoeste de la ciudad. El magistrado arribó a esa determinación tras la audiencia imputativa que se llevó a cabo en Tribunales, que se extendió por más una hora y media, bajo un clima de angustia y tensión por parte de los asistentes y la gran cantidad de medios que fue a cubrir la decisión.

A Néstor P., de 52 años, maestro de grado y ex combatiente de Malvinas, se lo acusó en concurso real, en calidad de autor, de abuso simple agravado por ser cometido por el educador de la menor; abuso gravemente ultrajante cometido por un agente de la educación; y dos amenazas coactivas.

En tanto, a este docente de Lengua, que todos conocen como Rubén dentro del centro educativo en el que se desempeña desde el mes de marzo de este año, el juez Donnola le negó la prisión domiciliaria por el peso de las evidencias exhibidas por la fiscalía y por el peligro procesal que representa para que pueda avanzar la investigación judicial. Por lo que seguirá la causa desde un establecimiento carcelario.

Vale destacar que el fiscal Matías Ocariz, a cargo de la Unidad Especial de Delitos Sexuales, junto con la defensa del acusado, bajo la dirección de los letrados José Luis Abichaín Zuain y Marcelo Piercecchi, llegaron a un acuerdo previo a la audiencia sobre la prisión preventiva, sin plazo, para el imputado. El contrapunto en la sala se dio en relación a la modalidad de implementación de la medida. Ocariz solicitó cárcel, mientras que la defensa pidió domiciliario.

En ese sentido, el juez estableció el plazo de 40 días para la prisión preventiva, y no tomó en cuenta el requerimiento de la defensa por considerar que existe probabilidad de entorpecimiento en el proceso. "Este es un hecho extremadamente grave", remarcó Donnola en su exposición, quien explicó que en este tipo de causas "la jurisprudencia indica que se debe partir la investigación desde lo que dicen los chicos" y apuntó que "generalmente, en la mayoría de los casos, los niños dicen la verdad".

Asimismo, remarcó la importancia de seguir adelante con la recolección de pruebas y con las evaluaciones a la menor, y pidió que en 10 días de realice un cámara Gesell a la menor, que las dos partes consideraron como que "puede ser un aporte determinante".

Además, argumentó que no otorgó la prisión domiciliaria por las amenazas que denuncia el fiscal en la causa. "Si hubo amenazas a la niña, se pueden repetir en la investigación". Y subrayó: "claramente puede haber entorpecimiento procesal".

"Entonces, establezco un plazo de 40 días para la prisión preventiva, que es algo razonable para determinar si las evidencias se pueden comprobar", resaltó el juez. De esta manera, ese lapso vencerá el 30 de junio, a las 12.

Durante la audiencia, un grupo de docentes y familiares acompañó al acusado y siguió con atención las exposiciones. Exhibieron su apoyo y lo hicieron sentir, en una ambiente de extrema tensión.

En la acusación del fiscal hubo una gran cantidad de conmovedores testimonios de niños y padres de la escuela investigada. Y también se aportaron numerosas pericias de profesionales sobre esta niña de 10 años, recolectadas en la jornada del lunes.

Por su parte, el docente hizo uso de su derecho a declarar, negó "rotundamente" los hechos que se le imputan, se mostró "sorprendido", "shockeado" y expresó que "todavía no puedo entender de lo que se me acusa". Y, tratando de argumentar su defensa apuntó que "yo ni siquiera sé dónde queda el baño de los chicos".

"El contrapunto en la sala se dio en relación

a la modalidad de

implementación de

la prisión preventiva"

Comentarios