Día del Amigo
Viernes 21 de Julio de 2017

Día del Amigo: bares repletos en los principales corredores gastronómicos

Los sectores más concurridos anoche fueron Pellegrini, Oroño, Pichincha y Puerto Norte. Los operativos de control se multiplicaron

Los bares y restaurantes rosarinos explotaron ayer por los festejos del Día del Amigo. Esta celebración, muy arraigada en las costumbres de la ciudad, tuvo su epicentro anoche en los principales corredores gastronómicos. Las mesas de los locales más reconocidos de avenida Pellegrini, bulevar Oroño, Pichincha, y Puerto Norte lucieron repletas, con grupos de todas las edades que no se cansaron de levantar copas para elevar emotivos mensajes de afecto y brindar por el valor social de la amistad que se otorga en esta parte del planeta.

Para garantizar el desarrollo de estos festejos, las autoridades municipales diagramaron un amplio operativo con 120 agentes, que se extenderá hasta el domingo, y que presenta novedades en su implementación. En esta ocasión, desde el miércoles a la noche ya se pusieron en práctica campañas de concientización y prevención dentro de los locales gastronómicos que consisten en tests voluntarios de alcoholemia a los comensales para promover y jerarquizar la figura del "conductor designado", y la Municipalidad estableció premios y obsequios para aquellos cumplidores que exhiban resultados negativos en estas evaluaciones.

Debido al enorme grado de atracción que provoca esta celebración, al respeto a la importancia de este vínculo, y a las complicaciones que surgen al momento de conseguir lugar en los bares más destacados, muchos rosarinos pasan los festejos para los días posteriores, por eso los operativos de seguridad municipales se estirarán todo el fin de semana.

Evidentemente, el rito se repite. Atraviesa generaciones, adquiere condición, envergadura y relevancia. El Día del Amigo en la ciudad se transformó en una cita ineludible, en cualquier reducto, con aquellos seres que el corazón optó para conservarlos cerca. La amistad es una elección, que se ratifica día a día, en cada gesto, en cada situación de necesidad. Por eso, se rinde culto a esta relación, a la incondicionalidad. Y por eso anoche casi no hubo sillas disponibles en los bares de los principales corredores gastronómicos.

La noche de ayer fue el punto más alto de convocatoria de este festejo. Por eso desde las 19.30 se intensificaron los dispositivos de control vehicular en bulevar Oroño y Catamarca, y en otras concurridas esquinas de los principales corredores. Allí se realizaron durante toda la madrugada tests de alcoholemia y también se solicitó documentación vehicular

Comentarios