La ciudad
Viernes 22 de Agosto de 2014

Después de 16 años, abrirá finalmente la céntrica Playa Juramento

Será el 1º de septiembre. Es la cochera que a fines de los 90 construyó Pergomet contiguo al Correo Central, frente a la plaza 25 de Mayo, y que nunca se habilitó.

Después de permanecer cerrada y en una suerte de limbo por 16 años en el corazón patrimonial de la ciudad, la cochera que más escándalos generó en Rosario, la Playa Juramento, abrirá finalmente sus puertas el 1º de septiembre. El estacionamiento, propiedad del ingeniero Antonio Pergomet y contiguo al Correo Central, frente a la plaza 25 de Mayo, logró finalmente la habilitación municipal para empezar a funcionar tras adecuar su fachada, altura y volumen de edificación a la normativa vigente. Se cerrará así un largo proceso en el que la Justicia terminó dándole la razón al propietario, en perjuicio de la Municipalidad, pese a que duela aún que en el casco histórico de la ciudad se haya demolido una casona largamente centenaria para ser reemplazada por un garaje.

La saga, que en los medios de comunicación se bautizó como el "affaire" de la Paya Juramento, empezó cuando Pergomet logró demoler la casona Tiscornia, bastión de la resistencia radical en la revolución de 1890, para levantar un estacionamiento.

Ambos trámites (y de hecho la propia construcción de la cochera) fueron observados por la gestión del entonces intendente Hermes Binner. Los cuestionamientos fueron in crescendo, bajo la sospecha de que habían existido graves ilícitos en los permisos de demolición y edificación, y terminaron incluso con el desplazamiento de tres funcionarios, entre ellos el secretario de Planeamiento, Rubén Palumbo, un histórico del socialismo que pagó el costo político.

Luego la Municipalidad radicó una denuncia penal por cohecho y tráfico de influencias, que involucró a funcionarios de tercera línea e incluso a Pergomet. Pero tras años de tramitación, el expediente se cerró a favor del constructor.

Los fallos. De hecho, en 2001 y 2002 la Justicia absolvió a los imputados en doble instancia, y en 2008 la Cámara Contencioso Administrativa falló contra el municipio, obligándolo a pagar a Pergomet 172 mil pesos en concepto de lo invertido para la playa, que nunca tuvo final de obra. El tribunal rechazó, en cambio, el reclamo de lucro cesante y daño psicológico del empresario.

Cuatro años más tarde, en octubre de 2012, convencido de haber actuado "en toda regla" y de que Binner "se equivocó" con él, Pergomet insistió con su viejo proyecto de la cochera y presentó el expediente ante Planeamiento para que se expidiera también el Programa de Preservación. Previo dictamen favorable de Asuntos Jurídicos, Obras Particulares le otorgó el permiso de edificación y la obra comenzó a adecuarse. Hoy ya está lista, con un okey de habilitación provisorio que la semana próxima se validará como definitivo.

Así, en Córdoba 765, sobre un frente de dos plantas, ya se lee el cartel de Playa Juramento. Abajo podrán estacionar 32 vehículos, la mayoría bajo techo, mientras que arriba (con entrada independiente por el 761, donde también funciona un ascensor) se construyó un gran local, más un privado, con ventanales que miran a la plaza.

Para bien o para mal, las cartas están echadas. Después de 16 años, el 1º de septiembre, la Playa Juramento abrirá sus puertas. A 30 pesos la hora.

Comentarios