La ciudad
Domingo 09 de Julio de 2017

Denunciaron a 200 comerciantes por violar clausuras municipales

Los rubros fueron de los más variados y se dieron en toda la ciudad. Volvieron a abrir sin permiso y podrían ir a prisión por 30 días.

En el primer semestre del año el municipio clausuró 471 comercios por diversas irregularidades. Y de ese total, casi la mitad, unos 228 casos, violaron la restricción y abrieron sus puertas. El dato más fuerte: en lo que va del año unos 188 comerciantes fueron denunciados penalmente ante la Justicia provincial de Faltas por haber violado en más de una oportunidad la orden de clausura, a razón de un caso grave por día. Los jueces podrían dictarle hasta 30 días de prisión a los infractores recurrentes.

De acuerdo a los datos oficiales a los que accedió LaCapital, en los primeros seis meses del año los inspectores municipales hicieron 17.200 inspecciones, sobre unos 36 mil locales sujetos a fiscalización.

Del total de inspecciones se decretaron 471 clausuras: 27 vinculadas a rubros nocturnos y 444 durante el día. Las violaciones de clausuras constatadas y comprobadas fueron 228.

El indicador que más creció respecto a años anteriores no fue tanto los locales clausurados, sino la violación de la clausura; que tuvo un incremento exponencial.

"Los números de las violaciones de clausura son elevados y preocupan", admitió a este diario el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Gustavo Zignago.

Para el funcionario municipal, "el indicador más preocupante es el incremento de los casos que denunciamos penalmente ante la Justicia provincial de Faltas por la recurrencia de la violación a las clausuras".

En ese sentido, Zignago destacó que "mientras en el año 2016 esas situaciones no habían superado los 20 casos, este año ya acumulamos 188", a razón de un comerciante denunciado por día.

El titular de la Secretaría de Control atribuyó esta suba "a la mayor fiscalización que viene haciendo el municipio y en especial a la mayor coordinación con otras agencias de contralor provincial".

Para hacer la denuncia penal el municipio recurre a dos artículos del Código provincial de Faltas. El artículo 61 establece: "El que desarrollare actividad de negocios sin licencia o autorización (..) será reprimido con arresto de hasta quince días o multa y la clausura del local de hasta treinta días".

Y el artículo 61 bis que plantea: "El que de cualquier modo, violare una clausura impuesta por la autoridad competente (...) será reprimido con arresto de cinco a treinta días, no siendo aplicable a esta falta el perdón judicial".

Zignago apuntó que los rubros en los que se desempeñan los comerciantes denunciados penalmente "son de lo más variado. Va desde bares y boliches nocturnos a pequeños almacenes que vendían medicamentos, venta de garrafa no habilitada y pequeños locales en barrios Fonavi".

Según el secretario de Control, "la situación económica actual favorece la proliferación de pequeños emprendimientos familiares que en muchos casos no están debidamente habilitados, se les labra un acta e igualmente no regularizan su situación y se termina procediendo a la clausura".

Un caso paradigmático tuvo lugar en marzo en Entre Ríos y Santa Fe (Loop), donde la Secretaría de Control junto a la Justicia (que expidió a pedido de la Municipalidad la orden de allanamiento) desalojó el lugar y secuestró elementos utilizados para ejercer la actividad (heladeras, parlantes, mobiliario como barras y sillas).

Este comercio no poseía habilitación municipal. El titular que alguna vez la había tramitado falleció y el documento quedó caduco sin renovación. Luego de una clausura y cinco violaciones de la misma, se allanó el local.

En algunos casos, ante la obstrucción reiterada al procedimiento municipal se solicita ante el Poder Judicial una autorización de registro. Parte del proceso judicial obliga a los inspectores actuantes a prestar declaración testimonial en Tribunales. Así, 165 inspectores fueron citados en el transcurso de 2017 a declarar ante la Justicia.

"En 2016 habíamos denunciado no más de 20 casos. Y en 2017 estamos cerca de las 200 denuncias penales"


La noche mantiene alto nivel de conflictos

Cada fin de semana, el municipio detecta en promedio casi una violación a clausuras de bares, after y salones de fiestas durante la noche rosarina. En el primer semestre del año los inspectores encontraron una veintena de locales nocturnos en infracción, que no respetaron la orden de no abrir sus puertas por faltas anteriores.

El Tribunal de Faltas decretó tres caducidades en lo que va del año, vinculadas a la tergiversación de rubro y a la violación reiterada de clausuras: Avellaneda 1168 (Junior), San Martín 4505 (Lolo) y Provincias Unidas 2284 (Medellín).

En el caso de Junior, al arribar personal municipal, acompañado por agentes policiales, había unas 300 personas dentro del local. Durante el operativo se decomisaron equipos de difusión musical y se detuvo al encargado del local, quien fue trasladado a la comisaría 6º.

Pero no fue el único caso. Según datos oficiales, en el primer semestre del año hubo cerca de 20 violaciones a clausuras que había dispuesto el Tribunal de Faltas, cerca de un caso por fin de semana.

Las contravenciones fueron en su mayoría con tergiversación de rubro, presencia de menores y venta de bebidas alcohólicas dentro de un rango horario (23 a 8) no permitido y a exceso de los decibeles permitidos (ruidos molestos).

Desde el municipio remarcaron que "no hay que perder de vista que hay habilitados unos 400 locales en la nocturnidad de Rosario. Eso demuestra que en líneas generales los empresarios cumplen las normas vigentes, que además son de público conocimiento ya que rigen desde el año 2001".    

Y agregaron que el mes pasado se realizaron cinco mediciones de ruido en distintos espacios nocturnos de la ciudad de las cuales 3 fueron positivas y excedieron los niveles sonoros permitidos. En dos de los casos coinciden los rubros, bares con amenización musical y números en vivo.

Comentarios