La ciudad
Jueves 27 de Julio de 2017

Definen si el futbolista Mauro Matos deberá enfrentar un juicio

El ex delantero de Newell's atropelló y le causó la muerte a un motociclista en agosto del año pasado cerca del autódromo

El ex delantero de Newell's, Mauro Matos, fue sometido ayer a una audiencia para resolver si la causa por la muerte de un motociclista que se sigue en su contra será elevada o no a juicio oral y público. La Fiscalía repitió la acusación que ya había realizado el año pasado y solicitó que el futbolista fuera condenado a 3 años de prisión efectiva y que se lo inhabilite para conducir por 10 años al enmarcar el hecho en el delito de homicidio culposo agravado en accidente de tránsito; mientras que la defensa solicitó el sobreseimiento. El juez que presidió la audiencia, Héctor Núñez Cartelle, pidió a las partes que intenten llegar a una solución alternativa. De no conseguirlo, en los próximos cinco días hábiles resolverá si eleva la causa a juicio.

El hecho que la Fiscalía quiere hacer llegar a juicio oral y público ocurrió el 8 de agosto del año pasado a las 13.30. Matos manejaba una pick up Toyota Hilux por avenida Jorge Newbery hacia el este y, al llegar a la altura del 7700, tomó el giro a la izquierda ubicado en calle Los Alerces. Cuando dobló, Federico Iván Burgos (24), que circulaba en moto por Jorge Newbery pero en sentido contrario, chocó contra la camioneta del futbolista cuando atravesaba ese carril y murió por "politraumatismos varios".

Para la Fiscalía, representada ayer en la audiencia preliminar por Walter Jurado, se trató de un hecho de homicidio culposo agravado; porque si bien Matos frenó antes de girar, no cumplió con el deber de cuidado al no tomar las precauciones necesarias y atravesarse delante de la moto, que terminó por impactar contra la camioneta, sin respetar la prioridad de paso que tenía Burgos. "Debió ceder el paso a los vehículos que circulaban por ambas manos (de Jorge Newbery) y luego realizar la maniobra", sostuvo el fiscal, que se basó en los artículos 39 y 42 de la ley nacional de tránsito.

Con esos argumentos, Jurado solicitó que Matos sea sometido a un juicio oral y público por el delito de homicidio culposo agravado y que sea condenado a 3 años de prisión de cumplimiento efectivo y 10 de inhabilitación para la conducción.

La contraparte

La defensa de Matos, ejercida por los letrados Fabián Améndola y Carlos Ferraro, rechazó la acusación y solicitó el sobreseimiento del futbolista. Los letrados sostuvieron que el motociclista fue imprudente porque no llevaba casco, no tenía carnet para manejar la moto de 250 centímetros cúbicos que conducía —que no era suya sino prestada— y quiso atravesar la intersección a una velocidad superior a la permitida. Además, argumentaron que un testigo dijo haber visto que Burgos comenzó a perder el control del rodado 50 metros antes del lugar donde se produjo el siniestro que le costó la vida.

Los abogados remarcaron que Matos frenó en la dársena correspondiente para realizar el giro y que hizo la maniobra a baja velocidad porque recién arrancaba. "Matos cumplió con todas las normas de tránsito que estaban a su cargo", dijeron, y remarcaron que la víctima se puso en riesgo a sí misma.

La Fiscalía no consideró que el ex delantero rojinegro debiera ser sobreseído y, a su turno, la defensa planteó la posibilidad de que se aplique un criterio de oportunidad —es decir, que se desista del juicio— o la suspensión del juicio a prueba —o sea, buscar una solución alternativa al conflicto—. En este sentido, los letrados argumentaron que Matos no se deslindó del conflicto sino que se puso en contacto con la familia de la víctima para encontrar una solución económica en el fuero Civil, que ya fue acordada.

Además, los defensores plantearon que el único motivo por el que este caso tomó relevancia pública es por el desempeño de Matos en Newell's y que, de no haber sido una figura pública, el conflicto hubiera tenido otra resolución.

El juez Héctor Núñez Cartelle escuchó a las partes y les pidió que intenten llegar a un acuerdo y busquen una solución menos gravosa que el juicio, que podría dilatarse en el tiempo hasta dos años.

En los próximos cinco días hábiles se celebrará una nueva audiencia donde el magistrado analizará si la causa debe llegar a juicio.

Comentarios